Hugh Laurie dio su mejor receta de blues



#

El británico Hugh Laurie, protagonista de la serie “Dr. House”, presentó el viernes en el Luna Park “Let Them Talk”, un honroso álbum que refleja su estrecha afinidad con el blues ubicado a saludable distancia de otros lanzamientos estimulados por un éxito televisivo a escala mundial. Al mismo tiempo que capitaliza su popularidad, Laurie ofrece pruebas en su disco de un acercamiento honesto al blues sureño, caracterizado por la centralidad del piano –principal instrumento del británico– en detrimento de la guitarra. El músico y actor declara haber formado su oído en la usina musical de Nueva Orleans. Aquella atmósfera recupera el disco de Laurie, acompañado por un impecable elenco de sesionistas denominado The Copper Botton Band: Jay Bellerose (batería), Kevin Breit (guitarra), Vincent Henry (saxo, clarinete, armónica), David Piltch (bajo) y Kevin Warren (teclado, acordeón). Con ese respaldo, el actor británico interpretó en el Luna Park standards consagrados por Louis Armstrong, Memphis Slim, Bassie Smitj o Proffesor Longhair mixturando el lenguaje del blues con elementos del gospel o la música country. La voz, lo suficientemente expresiva para asumir un linaje que tiene el color de la música negra, es el mejor valor de Laurie. Con el piano ofrece pasajes intensos en diálogo con la solvencia técnica de sus sesionistas y, al comando de la guitarra, aporta un inocuo acompañamiento. En concierto de Laurie comenzó con las citas inevitables al personaje en “Dr. House” y algunos juegos con el público que contaminaron el inicio de “Mellow Down Easy”. Luego, ya acomodado en el piano, entregó “St. James Infirmary” y el concierto adoptó el clima adecuado para la apreciación musical. La sonoridad transitó de la orquestación rítmica de ese inicio a los climas más reposados (“Let Them Talk”); pasó por las citas al gospel (“Battle of Jericho”) y sobresalió con el formato en trío de cuerdas “Winin Boy Blues”. Hubo, después de dos horas de concierto, un plus para el público argentino con una singular versión del “El choclo”, sin golpe ni marcato. (Télam)

La voz es el mayor valor del actor.


Comentarios


Hugh Laurie dio su mejor receta de blues