Indagan a sospechosos por el crimen del remisero

Dan por concluida la investigación en La Angostura. Creen que el móvil fue "pasional" o "un ajuste de cuentas"



VILLA LA ANGOSTURA (AVLA).- La etapa de investigación del crimen del remisero Pedro Ávalos, asesinado de 13 puñaladas el pasado lunes, concluyó. El juez Jorge Videla indagaría en la mañana de hoy a los dos sospechosos detenidos, para luego definir su situación procesal.

La hipótesis de que el móvil del crimen habría sido "pasional" y por "ajuste de cuentas", sigue firme "con igual peso", indicó una fuente allegada al caso.

Por la tarde el juez y el fiscal Juan Pablo Balderrama analizaron la causa y definieron la declaración indagatoria a los sospechosos para la mañana de hoy. En principio la causa está caratulada como "Homicidio Simple".

La presunción es que uno de ellos habría sido el autor material, ya que las pericias indicaron que una sola persona apuñaló a la víctima. El otro, habría sido el cóm-plice.

Trascendió que el remisero sospechado, que trabajaba con Ávalos en la misma remisería, había sido empleado de la víctima en otra oportunidad. Distintas fuentes que conocían a ambos señalaron que tenían conflictos personales, más allá del tema laboral.

Asimismo, según se indicó, la noche del crimen de Ávalos el remisero procesado estaba trabajando.

Un testigo que declaró en la causa relató a este diario que en el momento del crimen el remisero había realizado un viaje al barrio Once y desde allí tuvo un "solicitado" -cuando levantan a alguien en la calle o lo solicitan en su celular- y se fue para el lado de El Mallín.

Al escuchar el pedido de auxilio de la víctima, desde la base de la remisería se convocó a los móviles que estaban trabajando. El sospechoso acudió cuando llegaba la ambulancia porque antes habría estado ocupado.

El hecho de haber estado trabajando abre la posibilidad de que podría "haber estado en cualquier lugar", se de-talló.

A principios de la semana pasada la policía realizó dos allanamientos, uno de ellos en la vivienda del primer sospechoso, un hombre entre 30 y 40 años desde cuyo celular se comunicaron con la víctima 20 minutos antes del crimen. Minutos después, desde ese mismo teléfono se habrían realizado seis llamadas insistentes a otro número.

El hombre no tiene antecedentes judiciales en la localidad anterior donde residía, pero "sí policiales por algunos hechos ilícitos", indicaron fuentes de la causa.

En el primer allanamiento la policía encontró un cuchillo y prendas con manchas "sospechosas" que están siendo analizados por los peritos. En tanto el viernes, en un lugar de Barrio Norte donde se encontraba residiendo el sospechoso, la policía encontró manchas de sangre en distintos objetos.

En el caso del remisero, en el segundo allanamiento realizado en el barrio Inacayal se encontró una mochila con una mancha de sangre.


Comentarios


Indagan a sospechosos por el crimen del remisero