Independiente recuperó la calma

El puntero no jugó bien, pero le ganó a Unión y dio otro paso en su camino al título tan soñado.



Lucas Pusineri festeja su conquista frente a Unión y que a la postre sería la del triunfo.
Independiente, líder del torneo Apertura de fútbol, recuperó la calma en la lucha por el campeonato, al superar ayer a Unión por 1 a 0, y estiró transitoriamente a nueve puntos la ventaja sobre sus escoltas.

Lejos de las lucidas actuaciones que le permitieron llegar a la cima, Independiente construyó la victoria sobre la base del orden, el esfuerzo y las limitaciones del juego de su rival.

Lucas Pusineri, a los 14 minutos del primer tiempo, marcó la única conquista del partido, que en en su gran parte no tuvo la emotividad que se esperaba..

La distancia entre el líder y sus perseguidores se estiró en forma transitoria a nueve puntos (Boca y Ríver juegan hoy) y restan sólo tres jornadas completas hasta el final.

Independiente ejerció un claro dominio territorial frente a un rival que se plantó en la cancha con reducidas aspiraciones.

La dinámica de Pusineri y el criterio de Federico Insúa fueron los ejes del juego del equipo de Américo Gallego, que no tardó en ponerse en ventaja.

A los 14 minutos, Insúa desbordó por el sector izquierdo y lanzó un centro a media altura que conectó Pusineri en el área. El volante remató al palo izquierdo de Nereo Fernández y abrió el marcador.

Con la desventaja a cuestas, Unión intentó salir de su voluntario encierro, pero no encontró argumentos futbolísticos para convertirse en protagonista del partido.

Rubén Capria, el generador de fútbol del cuadro santafesino, jugó en soledad y, en consecuencia, los arrestos ofensivos de Unión no inquietaron a la última línea 'roja'.

En el complemento, el técnico Oscar Craviotto ordenó el ingreso de Martín Perezlindo para acompañar a Roberto Silva Pro en ataque, pero Independiente se mantuvo firme en el fondo.

Gabriel Milito, la figura de la cancha, ofreció la solvencia que lució a lo largo de todo el torneo y tuvo a Hernán Franco (amonestado e inhabilitado para la próxima fecha) como ladero principal.

El conjunto de Avellaneda, con un fútbol con menos sustancia que en el primer tiempo, extendió su dominio hasta el final y tuvo algunas oportunidades para aumentar la diferencia.

Montenegro, por caso, cabeceó con buena parte del arco libre a los 28 minutos, pero la pelota se fue cerca del palo izquierdo, cuando el golero visitante estaba totalmente fuera de acción

Independiente, favorecido por las notorias limitaciones de su rival, cerró un triunfo sin brillo que le permitió recuperar la tranquilidad para afrontar la recta final del torneo.


Comentarios


Independiente recuperó la calma