Inmigrantes españoles: familias García Palazón y Fornieles




Don José García Palazón nació en la aldea Valenciana de Sumacárcel, el 1º de enero de 1878. Se casó con Teresa González Vizanz en 1898. A los 33 años arribó a la estación Neuquén el 11 de marzo de 1910 en “una noche oscura y ventosa, ya entrando otoño y con poca iluminación” recuerda su bisnieto. Se encontró con un pequeño poblado que solo tenía un caserío de pocas viviendas y tres comercios en el Bajo neuquino. Había dejado su familia en España y vino en pos de nuevos horizontes. Es así que un año después trajo a su esposa y sus cuatro hijos: Teresa, Amadeo, Vicente y Juan. En Argentina nacieron otros cuatro hijos: Vicenta, Consuelo, Josefa y José.

Los hijos nacidos en España formaron su familia de la siguiente manera: Teresa se casó con Ricardo García Galdón, Amadeo se casó con Julia Perganachels, Vicente se casó con Sara Vieytes y Juan se casó con Sara García Galdón. Los hijos nacidos en Argentina: Vicenta se casó con Francisco Fornieles, Consuelo con Bernardo Rousillón, Pepa Josefa se casó con Roberto Rousillón y José con María Márquez; se afincaron en el barrio que hoy es La Sirena.

En este barrio residía el gobernador del entonces territorio don Carlos Bouquet Roldán, cuñado del entonces presidente de la nación Figueroa Alcorta, que estaba casado con María de las Mercedes Bouquet Roldán.

Don José trabajó y colaboró en la empresa agropecuaria y en el arado de lo que hoy es la Torre Talero, edificio histórico que continúa sin terminar su restauración a pesar de los reiterados reclamos que hemos realizado.

Una de las hijas de García Palazón, Josefa, contó a la prensa en una oportunidad que, en 1935, su padre había plantado un gajo de olivo en la casa de un familiar en Jujuy 145, y otros varios, que ya no están, en su chacra de Colonia Valentina Norte. Con el tiempo, Josefa narró que vivía un olivo espléndido en una vivienda de la calle Jujuy de nuestra ciudad neuquina.

Asimismo memoró la hija de García Palazón que a su padre le gustaban mucho los olivos porque le recordaban a Sumacárcel de su Valencia natal. Explicó que cuando se plantó el olivo en Neuquén había unas pocas casas y una especie de centro comercial del cual aún se mantienen algunas construcciones sobre la calle San Martín.

Con nostalgia recordó que en la chacra de Valentina todos los años preparaban con salmuera unos treinta kilos de aceitunas que se consumían durante el año por lo general con la compañía de un vino casero que hacía su papá don José. Josefa se iluminaba cuando hablaba de su casa de piedra construida en la chacra por su papá, y recuerda las paellas, las carneadas y las fiestas de fin de año cuando se reunían todas las familias. Josefa García, viuda de Rousillón, formó parte de esos pioneros neuquinos afincados en estas tierras.

Francisco Fornieles Galindo había nacido en Dalias-Almería, España, el 24 de mayo de 1901 y falleció el 8 de agosto de 1969. Don Francisco había llegado a la Argentina en 1916 llamado por su hermano Bernardo Fornieles, asentado en Villa Gobernador Gálvez de la provincia de Santa Fe. En esa localidad Bernardo fue fundador de la Cooperativa de Luz y teléfono y en Rosario y en Coronel Suárez fundó escuelas industriales.

Una calle de cada una de esas localidades lleva su nombre. Su hermano don Francisco Fornieles arribó a estas tierras por el camino de hierro, llegó a ser superintendente del Ferrocarril del Sud, residía con su familia en las colonias ferroviarias de calle San Martín y La Rioja, la que era un hermoso chalet. Se casó con Vicenta García Palazón González Vizán, con la que tuvo tres hijos: Viana, casada con Antonio Domene, con quien tuvo cuatro hijos; Hebe, casada con Pedro Francisco, y con tres hijas; y Bernardo, casado con Cristina Gladys Criado, con quien tuvo tres hijos.

En la foto lo vemos a don Francisco con su esposa y sus tres hijos. Había trasladado a esta capital los motores de la Cooperativa CALF en el tren.

Historia de inmigrantes españoles radicados tempranamente en estas tierras de la Norpatagonia que conforman la gran historia neuquina porque transformaron aquellos poblados en grandes urbes, a fuerza de trabajo tesonero.

Beatriz Carolina Chávez

DNI 6.251.256


Neuquén


Comentarios


Inmigrantes españoles: familias García Palazón y Fornieles