José María Guido, el primer presidente patagónico



Héctor Jorge Colás (*)

José María Guido, un vecino de Viedma, abogado, que cumplía su mandato como senador en el Congreso Nacional, en representación de la Unión Cívica Radical Intransigente (UCRI), asumió el 29 de marzo de 1962 como Presidente de la Nación Argentina. La corte Suprema de Justicia consideró “acefalía” el derrocamiento de Arturo Frondizi. Por su primer lugar de la línea de sucesión, le correspondía asumir el cargo de titular del Poder Ejecutivo Nacional.


Esta situación se produce como resultado de una propuesta del ministro del Interior del Gobierno radical, Alfredo Roque Vítolo, quien señalaba que la UCRI ganaría en todas las provincias si se realizaran elecciones. “El peronismo estaba muerto”, decía.

Nacen fuerzas provinciales
El ministro tomó contacto con los líderes del Justicialismo y les informó que podrían llevar listas con siglas de fantasía. Quedaba prohibido nombrar a perón, a Evita, las palabras justicialismo o Peronismo, cantar la marcha peronista y la utilización del bombo partidario.


Fue así como nacieron en distintas provincias agrupaciones políticas con distintas denominaciones, como Unión Popular, Tres Banderas, Laborista, Blanco, Populista y Movimiento Popular Neuquino.
El 18 de marzo de 1962 se realizaron las elecciones.
En la provincia de Buenos Aires, Tucumán, Santiago del Estero, Chaco, Río Negro y Neuquén, ganaron los partidos con candidatos peronistas. Arturo Llanos, un escribano de General Roca, fue electo Gobernador de Río Negro por el Partido Blanco y Felipe Sapag, se consagró gobernador de Neuquén representando al Movimiento Popular Neuquino.


Conocidos los resultados, el ministro Vitolo renunció al cargo. Frondizi en un intento desesperado por mantener su gobierno decretó la intervención federal en todos los distritos donde ganaron los candidatos justicialistas.
En Río Negro fue designado Interventor el secretario general de la Gobernación, Francisco Muñoz, con la anuencia del gobernador desplazado, el radical Edgardo Castello.


Frondizi mantiene encuentros con los representes de las Fuerzas Armadas, el almirante Gastón Clement y el brigadier Jorge Rojas Silveira. En forma separada prepara una estrategia con el ministro de Defensa, Rodolfo Martínez y su adjunto Mariano Grondona.
Le encomienda al ministro de Defensa Rodolfo Martínez que “haga todo lo posible para que el doctor Guido asuma el gobierno y que usted se ocupe de permanecer en el gabinete”
Finalmente le informa que “está todo planificado y arreglado, a las ocho de la mañana me llevan detenido a Isla Martín García, jura Guido y sigue el gobierno”.

La jura
El 29 de marzo de 1962 después de las cinco de la tarde acompañado por su secretario privado, el senador por Río Negro se hizo presente en la Corte Suprema para prestar juramento.
La jura se hizo en la máxima reserva con la sola presencia de los jueces de la Corte. Muy conmovido y con lágrimas en los ojos, Guido se abrazó a Julio Oyhanarte, pidiéndole que no se lo “considere un traidor a su partido o al pueblo”.


Gobernó con la cúpula de las FF.AA. Anuló las elecciones de 1962. Proscribió al PC y al PJ, cerró el Congreso, convocó a elecciones y el 12 de octubre de 1963 puso fin a su mandato.



La noche anterior Guido había firmado un “acta secreta”. Se comprometía: a) Anulación de los comicios celebrados el 28 de marzo de 1962. b) Proscripción del comunismo y el peronismo c) modificación de la Ley de Acefalía. d) Modificación del sistema electoral. e) modificación de la Ley de Asociaciones Profesionales.
En el mes de septiembre de 1962, Julio Oyhanarte renunció como juez de la Corte Suprema debido a las medidas tomadas por Guido de anular el Congreso e intervenir las provincias. Consideraba que el presidente Guido, “se había apartado de la legalidad institucional al comportarse como un gobernante de facto”.


Hace 58 años, José María Guido, asumió como Presidente de la Nación.
Cumplió lo prometido. Cogobernó con la cúpula de las Fuerzas Armadas. Anuló las elecciones del 18 de marzo de 1962. Proscribió nuevamente a los partidos Comunista y Justicialista, cerró el Congreso Nacional, modificó leyes, convocó a nuevas elecciones y el 12 de octubre de 1963 puso fin a su mandato de 19 meses entregándole el bastón de mando y la banda presidencial al dirigente radical y nuevo Presidente de la Nación: Arturo Umberto Illia.


Guido había nacido en Buenos Aires, en el barrio de San Telmo, el 29 de agosto de 1919 y falleció en Buenos Aires el 13 de junio de 1975.

(*) Periodista de Viedma


Comentarios


José María Guido, el primer presidente patagónico