José Mujica: un evidente mal perdedor



Emilio J. Cárdenas*

El expresidente uruguayo y exintegrante del movimiento terrorista Tupamaros tiene un perfil muy conocido. Parece un viejito simpático, pero ciertamente no lo es. Tiene en su pesada mochila a la violencia, pese a lo cual fue elegido presidente de Uruguay. Ante el reciente triunfo de los partidos tradicionales del centro, circunstancia no sorpresiva, Mujica dijo: “No ganó la oposición, sino que perdió el Frente Amplio”. Es quizás así, pero es claramente de “mal perdedor” nato sacar tan solo esa discutible conclusión.


Después de 15 años de desconfianza, desmanejo y un largo estancamiento, el Frente Amplio, que agrupa a la izquierda uruguaya, fue derrotado por la coalición de partidos de centro tradicionales del país vecino, encabezada esta vez por el Partido Nacional (los “Blancos”), liderado por el dinámico y trabajador Luis Lacalle Pou, que pronto asumirá la presidencia oriental, con el consiguiente “cambio de viento”.


Ese partido recuperó así, tras 15 años de continuado ayuno y abstinencia, el poder político oriental. Y generó el natural entusiasmo de su gente, la que aspira a vivir en un clima de paz y trabajo en un país capaz de crecer y modernizarse en un ambiente saludable de tolerancia.


El campo le ganó –de alguna manera– a la macro-ciudad, esto es a Montevideo, ciudad aun claramente dominada por la izquierda. La priorización de la producción se impuso a la de la distribución, que anestesia y adormece y donde unos se suben a los hombros de los demás y se instalan en ellos, para así poder vivir de ellos. Creyendo y postulando que existe semejante pretendido “derecho” a vivir, “de upa”, cual garrapatas.


Buenas noticias para Uruguay. Cambió de rumbo. O, mejor dicho, después de flotar en medio de la mediocridad política, encontró nuevamente razones valederas para el entusiasmo. Pero Lacalle Pou debe recordar aquello de que gobernar no sólo se trata de vencer en los comicios, sino de convencer con propuestas y hechos. Es –creemos– capaz de hacerlo.
*Exembajador de la República Argentina ante las Naciones Unidas


Comentarios


José Mujica: un evidente mal perdedor