Declararon culpable a un hombre que intentó asesinar a su expareja y a su hijo en Neuquén

Lo resolvió esta tarde un jurado popular. La jueza de Garantías deberá definir la pena que le impondrá. La fiscalía pedirá más de 20 años de prisión.

Después de una hora y media de deliberación, el jurado popular declaró esta tarde culpable a Walter Zanotti por el intento de femicidio de su expareja y por haber querido matar también a su hijo de seis años. En abril se realizará la audiencia para imponerle la pena.

Los hechos no fueron cuestionados durante el juicio, que se extendió durante seis días, por el defensor Marcelo Sterz. El propio imputado reconoció en su declaración esta mañana que atacó a la mujer mientras dormía en su casa, el 3 de julio de 2023. Señaló que su intención inverosímil -al asfixiarla con un trapo embebido en alcohol que colocó sobre su boca y tapándole la nariz- fue dejarla «inconsciente» y que al despertar pudieran «discutir bien».

Esta agresión –a la que ella opuso resistencia– se vio interrumpida con el ingreso a la habitación de su hijo más pequeño, de seis años, que le pidió a su papá que frenara. Al dejar la pieza, la mujer se arrojó contra la puerta para impedir que volviera a entrar y quedó encerrada con el niño. Zanotti admitió hoy lo que el fiscal jefe, Agustín García, probó: que escapó del lugar y antes roció el auto de su expareja, estacionado en la cochera, con alcohol, y lo prendió fuego.

Gracias a que la mujer tenía el celular con ella, pudo llamar al comando y pedir ayuda. Mientras el humo ingresaba a la habitación los bomberos tardaron cuatro minutos en llegar, cortar la reja con una motosierra y sacar a ambos por la ventana.

«Se fue con un incendio declarado», remarcó el fiscal en su alegato. Aseguró que el acusado se encargó de decir que no quería dañar a su hijo y que lo amaba, pero que si así fuera no hubiera lastimado a su mamá, o se hubiera quedado a auxiliarlos.

Sostuvo que estaba acreditado el contexto de violencia de género, no sólo que Zanotti ejerció ese día cuando le dijo «que se había comprado ropa que iba a usar con el otro», sino que fue una relación signada por la denigración, los celos, el control y la dependencia económica.

Este es un aspecto clave: si bien convivían estaban separados desde la pandemia. La mujer no tenía un ingreso que le permitiera afrontar el alquiler de una casa y él se negaba a irse, pese que contaba con un trabajo registrado como empleado de La Anónima.

García afirmó que Zanotti planificó todo: compró un inductor del sueño, que le suministró ese día a su expareja y al niño, y le pidió a su hija que se fuera en colectivo a natación, para que no estuviera presente. Planteó que actuó con alevosía, procurando atacar especialmente a la víctima en estado de indefensión (estaba durmiendo), y que causó un peligro común con un medio idóneo como el fuego.

Antes de que el jurado pase a deliberar, Zanotti dijo que amaba a su hijo y le pidió perdón a su expareja, algo que no había hecho durante su declaración.

La defensa insistió en su alegato que el imputado no quiso matar a ninguno de los dos.

A las 19.26 el jurado resolvió declararlo culpable por 11 votos contra 12 de la tentativa de femicidio, y por 10 votos contra 12 por haber intentado matar al niño.

En una próxima audiencia, frente a la jueza de Garantías Estefanía Sauli, las partes discutirán la pena. Por el tipo de delito el fiscal anticipó que solicitará una pena mayor a los 20 años.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios