Femicidio de Agostina: así descubrieron al jurado que escribió la amenaza en el baño

Fue uno de los escándalos judiciales del 2022, y obligó a suspender el juicio cuando sólo restaba el veredicto. Ahora se conoce la insólita manera en que descubrieron al autor de la amenaza.

«Voten bien, sabemos dónde viven» fue la frase que apareció escrita en la pared del baño de varones en la última jornada del juicio por jurados por el femicidio de Agostina Gisfman, en septiembre del año pasado en Neuquén. Hoy el fiscal jefe Agustín García anunció que ya está identificado el autor y le formularán cargos por amenazas.

Se sabía desde hacía mucho tiempo que uno de los seis jurados varones había sido el autor de la frase, pero demoró la pericia que sirvió para individualizarlo. Además, ayudaron otros episodios insólitos, según trascendió hoy.

Sigue sin saberse por qué lo hizo. Está descartado que haya intentado beneficiar o perjudicar a alguien; de hecho la amenaza es bastante ambigua, ni siquiera indica si deben votar por una condena o una absolución, a alguno o a todos de los cinco imputados en el femicidio.

De todos modos el juicio fue anulado, se realizó un segundo proceso y terminaron todos declarados responsables y cuatro condenados a prisión perpetua.

Paso a paso de la investigación


Fuentes de la fiscalía revelaron el paso a paso de la investigación que permitió llegar hasta el autor, contra el que formularán cargos en breve.

Rápidamente se dedujo que el sospechoso era uno de los seis jurados varones: la amenaza apareció escrita en el baño al que sólo ellos tenían acceso, y no existía ninguna evidencia de que una persona ajena se hubiera infiltrado.

En un tacho de basura de la sala de reuniones de los jurados encontraron papeles con apuntes escritos y descartados. Una de las letras tenía un notable parecido con la de la pared del baño, pero faltaba averiguar a quién pertenecía.

Pericia caligráfica


Se citó entonces a los seis jurados varones a la Ciudad Judicial para una pericia caligráfica. Hubo que repetirla varias veces, en los últimos meses del año pasado, hasta que el grupo de sospechosos quedó reducido a tres.

Entonces sucedió algo insólito: uno de ellos asistió a realizar la pericia con un cuaderno, y llegado el momento se negó a hacerla por consejo de su defensor.

El cuaderno delator


La fiscalía le secuestró el cuaderno y lo mandó a peritar. La experta calígrafa descubrió que le habían arrancado una hoja, pero en la siguiente había quedado la huella de lo que habían escrito en el papel suprimido: «Voten bien, sabemos dónde viven».

Al parecer el hombre estuvo practicando la escritura en el cuaderno y después arrancó la hoja, sin tener en cuenta que había apretado con fuerza el bolígrafo a punto tal de que «marcó» la frase en la siguiente.

El Ministerio Público informó hoy que la decisión de formular cargos fue tomada luego de que la fiscal del caso Eugenia Titanti recibiera el informe criminalístico que había solicitado a la Policía de Neuquén.

Los resultados de la pericia comprobaron la correspondencia entre la escritura del mensaje que estaba en la pared de un baño de la Ciudad Judicial mediante la cual se intimidó al jurado popular, y la analizada en manuscritos realizados por la persona sospechosa.

Impacto institucional


«A partir de esta información vamos a solicitar la audiencia de formulación de cargos en los próximos días, para imputar el delito de amenaza simple», precisó el fiscal jefe García.

«Si bien es un delito que prevé una pena leve, y probablemente el caso finalice con una salida alternativa al juicio, creemos que es necesario avanzar con la acusación por el impacto institucional que tuvo el accionar de la persona sospechosa», agregó.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios