La fiscalía apeló la sentencia contra los rugbiers: cuál fue el pedido y cómo seguirá el caso

El viernes se presentó el recurso ante el Tribunal de Casación Penal de Buenos Aires. En las próximas horas harán lo propio los abogados de la defensa y la querella.

Los fiscales que intervinieron en el juicio por el crimen de Fernando Báez Sosa presentaron en las últimas horas el recurso de apelación ante el Tribunal de Casación Penal bonaerense. Piden que los tres jóvenes sentenciados a 15 años de cárcel reciban la misma pena de prisión perpetua dictada para los otros cinco condenados.

Juan Manuel Dávila y Gustavo García, quienes llevaron adelante la acusación fiscal ante el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 1 de la ciudad de Dolores, consideraron acreditado que todos los acusados fueron coautores del delito de «homicidio agravado por alevosía y por el concurso premeditado de dos o más personas, en concurso ideal con lesiones leves».

Según argumentaron, Blas Cinalli (21), Ayrton Viollaz (23) y Lucas Pertossi (24) tuvieron el mismo grado de responsabilidad que Máximo Thomsen (23), Enzo Comelli (23), Matías Benicelli (23) y Luciano (21) y Ciro Pertossi (22) en el homicidio ocurrido frente al boliche «Le Brique».

Para los fiscales, «no hubo roles», sino que «todos hicieron todo» y «se pusieron de acuerdo para matar a Fernando», de acuerdo a la prueba incorporada durante la instrucción, a 87 testimonios brindados en el juicio, y a decenas de videos reproducidos y pericias detalladas en las distintas audiencias.

Por eso motivo, rechazaron la calificación de «partícipes secundarios» impuesta en su fallo del último 6 de febrero por los jueces María Claudia Castro, Emiliano Lázzari y Christian Rabaia, y entendieron que Cinalli, Viollaz y Lucas Pertossi deben recibir la misma pena de prisión perpetua fijada para los otros cinco.

Dávila y García habían adelantado tras el juicio que aunque estaban «muy conformes» con el fallo, cuestionarían la participación que el tribunal atribuía a los tres condenados a 15 años de cárcel.

En esa línea, presentaron su recurso de cerca de 60 páginas el último viernes por la tarde, tres días antes de que venciera el plazo para hacerlo.

La presentación fue formulada ante el tribunal que llevó adelante el debate oral, que será el que resuelva si el recurso es admisible, y en ese caso será remitido a Casación.

La apelación de Burlando y Tomei


Fuentes cercanas a la causa indicaron que tanto la defensa como los representantes de la familia de Fernando harán lo propio mañana, cuando vencen los 20 días corridos de los que cada parte dispone.

Los abogados Fernando Burlando y Fabián y Facundo Améndola, representantes en calidad de particular damnificado de los padres de la víctima, Silvino Báez y Graciela Sosa, irán en la misma línea que la fiscalía y ratificarán el pedido de que la prisión perpetua alcance a los ocho condenados, por entender que todos fueron coautores del crimen.

Fuentes de la causa indicaron que Hugo Tomei, defensor desde el inicio del caso, buscará por su parte cuestionar tanto las conclusiones de la sentencia, como subrayar las presuntas irregularidades de procedimiento en la investigación.

Tomei insistirá con la «incongruencia» que entiende que existió entre la imputación original y la sostenida durante el pedido de penas por parte de ambas partes acusadoras, y buscará la absolución de los ocho condenados.

De manera subsidiaria, tratará de que Casación haga lugar al planteo para que el hecho sea encuadrado en un figura más leve, como un «homicidio en ocasión de riña», que prevé una pena máxima de seis años de prisión.

El defensor pedirá además una audiencia con las partes ante el tribunal de alzada provincial, para poder profundizar sus argumentos, que incluirán la ratificación de las distintas presentaciones realizadas durante la instrucción.

El principal punto de cuestionamiento sostenido por Tomei es el pedido de nulidad de las declaraciones de los imputados ante la Unidad Funcional de Instrucción 6 de Villa Gesell, el día posterior al crimen.

El abogado entiende que esas audiencias fueron «inexistentes», y que por esa razón el resto de las actuaciones posteriores carecen de validez.

En principio, la sala de Casación que debería analizar las apelaciones de las partes debería ser la número 2, porque ya tuvo intervención en el caso en la etapa de instrucción: en julio de 2020 rechazó por «inadmisible» un recurso de «habeas corpus» de la defensa, que solicitaba la excarcelación de los acusados por entender que sufrían una «arbitraria privación de la libertad».

En cuanto a los condenados, fuentes de la causa desmintieron por otra parte distintas versiones sobre presuntas peleas o enfrentamientos entre ellos, dentro de la Alcaidía del penal de Melchor Romero, en La Plata, donde continúan alojados a la espera de un posible traslado a una cárcel del Servicio Penitenciario Bonaerense.

Fuente Télam


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios