Odontólogo condenado por abuso sexual en Cipolletti: ¿prisión o domiciliaria?

Mañana está fijada la audiencia para revisar la medida cautelar del profesional de Cipolletti. Hace casi tres años se encuentra con prisión domiciliaria por su situación emocional. Tiene dos condenas, una de ellas por abuso sexual agravado.

A esta altura la definición sobre la prisión preventiva que rige contra Mariano Marqués es un «dejá vu». Son incontables las veces que se fijó audiencia para determinar si el odontólogo condenado por abuso sexual en Cipoletti está apto para ir a un penal o si su depresión, que arrastra desde que fue detenido, persiste y representa un riesgo para su salud.

Para el fiscal jefe Santiago Márquez Gauna, el profesional está en condiciones de cumplir su condena en un penal “como cualquier ciudadano”; sin embargo la defensa a cargo del exjuez Pablo Iribarren se las ha ingeniado para mantenerlo en su casa, junto a su núcleo familiar. Es que los informes que presentó la defensa sostienen que Marqués atraviesa una grave crisis emocional y que necesita de su entorno y, además, que ir a un penal representa un riesgo para su salud.

Con un informe similar logró dejar la comisaría donde fue detenido luego del intento de fuga tras la primera denuncia de abuso sexual por parte de una paciente: luego se conocieron varias acusaciones más.

La denuncia fue el 20 de noviembre de 2020 y un mes más tarde una jueza de Garantías le otorgó la prisión domiciliaria. Pasaron casi tres años y la situación no cambió, a pesar de los pedidos de informes que hizo el Ministerio Público Fiscal y los resultados de las pericias de parte que sostiene que el profesional simula su padecimiento psicológico.

La resolución quedará en manos de un tribunal colegiado que deberá definir si continúa en su vivienda en el barrio El Manzanar o es trasladado al penal 5 de Cipolletti. Uno de los argumentos de la fiscalía, además de los informes, es que la condena por abuso sexual agravado está firme en la provincia y sólo resta una presentación ante la Corte Suprema.

Marques fue condenado a 7 años y medio de prisión en marzo de 2022 por abusar sexualmente de una paciente mientras la atendía en un consultorio, en un edificio de la calle Mengelle. Luego se conocieron tres denuncias más y una nueva condena por abuso sexual simple que fue unificada con la primera pena, esa sentencia todavía no está firme.

Cualquier persona que afronta una pena como la de Marqués va a sufrir un cuadro depresivo, admitieron los funcionarios judiciales con mayor experiencia en lo que se denomina el fenómeno de la prisionización. El tema con el odontólogo es si esa depresión puede traer alguna consecuencia como atentar contra su propia vida, por ejemplo.

La audiencia se solicitó en marzo pasado y recién se fijó para el 28 de agosto. Sin embargo los jueces suspendieron el debate porque el defensor Iribarren pidió incorporar una serie de testigos. La fiscalía exigió entrevistar previamente a esas personas: la esposa, un hermano y el mejor amigo de Marqués, que fue el primer abogado en defenderlo. Por eso la resolución se “pateó” para este viernes donde finalmente se resolverá la medida cautelar contra el profesional cipoleño.

La mayoría, sino todos, los jueces penales están acostumbrados a bajarle el martillo a cualquier preso que va al penal, más si tiene condena firme. La de Marqués pareciera ser la excepción. El tribunal que debe resolver la cautelar está conformado por los jueces Julio Sueldo y Marcelo Gómez y la jueza Florencia Caruso. La magistrada fue la única que votó por enviarlo a prisión en la última revisión.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios