Peón rural cargó un tubo de 45 kilos y sufrió daños irreversibles: logró una condena en Roca

Un trabajador rural que cumplía funciones en Chelforó logró llevar su caso a la justicia y la Cámara Laboral de Roca falló. Ahora recibirá una indemnización.

Un hombre, peón de campo, quien trabajaba y vivía con su familia en una estancia de Chelforó, sufrió una lesión en la espalda cuando cargaba un tubo de gas de 45 kilos en el trabajo. El trabajador, quien sembraba alfalfa y criaba ovejas, llegó a la justicia y logró un fallo favorable luego de sufrir el accidente laboral en sus tareas cotidianas y ser mal diagnosticado.

Cuando ocurrió el hecho, el empleador denunció el accidente laboral y la Aseguradora de Riesgos de Trabajo (ART) cubrió un tratamiento de dos meses. Al concluir la terapia, le dieron el alta “sin incapacidad”. Sin embargo, el trabajador nunca se recuperó y los dolores en la columna le impedían cumplir con sus tareas, muchas de los cuales demandaban un importante esfuerzo físico.

El hombre tramitó la demanda ante la Cámara Laboral Primera de Roca. Trabajaba de lunes a lunes y sus tareas cotidianas eran manejar el tractor para cortar la alfalfa, manipular los fardos de pasto, ponerlos en la uña del tractor para apilarlos en un galpón y cuidar a los ovinos.

Explicó que para alimentarlos a diario, manipulaba tachos de 20 kilos de alimento que vertía en las fuentes y que en verano también se ocupaba de esquilarlos.

El damnificado dijo que si bien tenía un horario fijo, al vivir en el campo con su familia «estaba a disposición todo el día para trabajar” y que por la naturaleza misma de sus tareas, estaba ocupado “de lunes a domingo, casi todo el día”.

El hombre tenía 40 años y llevaba cuatro desempeñándose como trabajador “permanente y de prestación continua” en el establecimiento, cuando ocurrió el accidente laboral.

El día que sufrió la lesión estaba manipulando un tubo de 45 kilos para ponerlo en la uña del tractor cuando “sintió un tirón y fuerte dolor en la espalda que le imposibilitó seguir trabajando”. A pesar del tratamiento y el alta médica, el hombre siguió sufriendo esos dolores, pero ante la falta de reconocimiento de la incapacidad demandó a la ART.

Daños irreversibles: sufrió una lumbociatalgia


En el juicio laboral, una pericia médica determinó que sufrió una lumbociatalgia, que es una alteración de la columna lumbar que produce dolor en la zona baja de la espalda y que afecta al nervio ciático. La pericia reveló como secuela una “limitación funcional” en la columna que implica una incapacidad “permanente” del 15,30% que “guarda relación causal con el accidente”.

La Cámara Laboral concluyó que el comienzo de la sintomatología y persistencia tienen relación con el evento denunciado, en un contexto de patología lumbar, por lo que corresponde que la aseguradora lo indemnice con todas las prestaciones en dinero que establece la ley.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios