«Yo también dejé de creerles», dijo la mamá del oficial Mandagaray por el fallo de la Justicia de Río Negro

En el segundo juicio por la muerte del oficial Gabriel Mandagaray, la Justicia de Río Negro confirmó la absolución sobre dos funcionarios del área de capacitación. Adriana Fabi, la mamá de Gabriel, dijo que confiaba en la Justicia, pero tras ese fallo "dejé de creerles".

En una carta pública a los medios y a través de las redes sociales, Adriana Fabi, la mamá del oficial Gabriel Mandagaray, criticó duramente a la Justicia. Ocurre luego de conocerse la confirmación la absolución de los responsables de las capacitaciones, en el segundo juicio por la muerte del oficial Gabriel Mandagaray en un curso del COER en Bahía Creek.

Fabi, fue la primera mujer en llegar a comisario general dentro de la carrera policial, y durante los juicios tuvo una activa participación. El año pasado, en diálogo con Diario RÍO NEGRO, había expresado «Me meto al féretro con mi hijo y me muero con él, o me paro y trabajo por su justicia», cuando le avisaron sobre lo ocurrido con Gabriel.

Hubo dos juicios. El primero contra cuatro instructores que estuvieron en el curso y que fueron condenados. Aunque el segundo, esta vez, contra dos funcionarios del área de capacitación encargados de diseñar y autorizar el plan general, fueron absueltos.

Hoy se conoció el fallo del Tribunal de Impugnación que confirma la absolución del quien era Director General de Capacitación y Perfeccionamiento, Carlos Grasso, y el Jefe del Departamento Académico, Oscar Szymanski, cuando ocurrió la muerte de Mandagaray.

La mamá del oficial, Adriana Fabi, y tras conocer ese fallo dijo que en su función de auxiliar en la Justicia «defendí esta institución» y que «no les hice marchas, no denuncie jueces, ni fiscales, solo confié».

Señaló que «hay jueces que están muy lejos de la realidad» y que tras ese fallo, se preguntó si «nadie tenía que controlar» los cursos en que le costaron la vida al oficial Mandagaray en Bahía Creek.

En otra parte de la carta señala que «luego de ver esta nueva sentencia, me doy cuenta que la gente a la que quise convencer toda mi vida, que dedique a ser una auxiliar de la justicia, de que crea en esta institución, hoy le tengo que decir, que yo también deje de creerles».

Y finaliza «lamento muy profundo que la vida me haya dado esta lección, ni más ni menos que con la vida de mi hijo».


La carta completa


Dentro de mi carrera, toda mi vida en la función policial me dedique a ser, por mi funcion, una auxiliar de la justicia. Defendí esta institución, aun cuando me encontraba con muchísimas personas que se la pasaban diciendo que los jueces estas lejos de la gente. Y creí en la misma, esperando sentada y callada cada audiencia, solo observando. No les hice marchas, no denuncie jueces, ni fiscales, solo confié.

Y la verdad, es que al final de cuentas termine viendo en este caso contra Graso y Zcymansky eso. Jueces que están muy lejos de la realidad, como se pudo ver en Mussi, Zimerman, Cardella y Chironi. Qué casualidad, la única sensible fue justo una mujer Custet.

Y puedo decir que están totalmente ajenos a la realidad con autoridad y conocimiento, porque toda mi vida fui policía, conozco cada renglón de la reglamentación policial y de cómo funciona la institución.

Puedo desconocer de “tipos penales”, como dice la sentencia, de elemento subjetivo que tuve que preguntarle al abogado que es. Pero de cómo funciona la policía, indudablemente a estos jueces les puedo dar catedra. Y lo que dicen de cómo debe manejarse esta institución es de personas que no solo desconocen la funcion policial, sino que ni siquiera hicieron un poco de esfuerzo o mostraron algún interés de entenderlo, desde las normas ni desde el sentido común.

¿Se imaginan como sería la policía si lo que dicen los jueces en la sentencia fuera así? Que cada vez que se haga un curso, o se hace un procedimiento, hay que escribir cada cosa que los que están encargados tienen que hacer? En la policía no hay controles administrativos señores jueces, el superior siempre controla al subalternos. Si la norma dice que tienen que controlar, no es tan difícil entenderlo. Hay que controlar. Y cuando los directores no controlan lo que se hace pasa esto, un curso, donde se llevan a cabo prácticas inhumanas y donde muere una persona, ni más ni menos que mi hijo Gabriel.

Vamos a la lógica, en una escuela, los directores, hay que decirles que tienen que ir a controlar a los docentes para que den clases y no hagan algo que no corresponde. A los directores de los Hospitales ¿hay que decirles que deben controlar para que en el hospital no pasen cosas que no son más que curar a los enfermos? ¿Enserio Señores Jueces creen que a los policías hay que escribirle cosa por cosa lo que tienen que hacer para que sepan que tienen que controlar a los inferiores? ¿Justo en el caso de mi hijo se hacen los garantistas?.

Según la justicia, nadie tenía que controlar. Porque no estaba escrito en ningún lado. La realidad, es que no hay peor ciego que el que no quiere ver. Indudablemente desconocen lo que es la policía, donde existe cadena de mando, verticalismo, entre otros principios que son naturales en la institución.

La verdad, pase todo el proceso creyendo en la justicia. Y en la otra sentencia después de ver a Zimmerman, de a poco empecé a descreer. Y luego de ver esta nueva sentencia, me doy cuenta que la gente a la que quise convencer toda mi vida que dedique a ser una auxiliar de la justicia, de que crea en esta institución, hoy le tengo que decir, que yo también deje de creerles.

Lamento muy profundo que la vida me haya dado esta lección, ni más ni menos que con la vida de mi hijo.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios