La «batalla de los tiempos» sirve para anticipar un gran espectáculo

Las pruebas de clasificación se roban el interés.

Si bien aún falta para disfrutar de la programación central, no hay dudas que las pruebas de clasificación que el TC-2000 y sus categorías «soportes» cumplirán en el autódromo roquense prometen ser algo fantástico. Así, queda justificado en forma anticipada la notable expectativa que despertó la vuelta del automovilismo grande a la región.

Las grandes figuras están listas para comenzar a acelerar y el público para disfrutar de un espectáculo de gran jerarquía.

El TC-2000 llega a la apertura de su certamen cargado de novedades. Estrena reglamento, que apunta exclusivamente a mejorar la calidad de los espectáculos; se presentan autos nuevos, como los Ford Focus o el Chevrolet Astra, y se reunieron varios de los mejores pilotos del país, con una foja de servicios notable, a los que se agregarán tres pilotos regionales que tienen la ilusión de acelerar a pleno junto a los más consagrados.

Cuando se reunen pilotos como Juan María Traverso y Norberto Fontana, por el lado de Toyota; el campeón Gabriel Ponce de León y en subcampeón Wálter Hernández, con los Ford Focus del Berta Motorsport; Guillermo Ortelli, Juan M. Silva y Esteban Tuero, en el Honda Rácing Argentina; Omar Martínez, Oscar Fineschi, Marcelo Bugliotti y Daniel Cingolani, con los Honda del Pro Rácing; Néstor G. Furlán y Leandro Iglesias, con los Mitsubishi; Osvaldo «Cocho» López y su hijo Juan Manuel, al comando de los Alfa Romeo, como también de Luciano Crespi con el Chevrolet Crespi, alcanza y sobra para garantizar la calidad del espectáculo.

A ellos, se suman los regionales Rodolfo Lorca, Javier Moreiro y Julián Crespo, con los Ford Escort del equipo de Luis Belloso.

La gran mayoría sabe lo que vale clasificar adelante en un circuito intrincado y difícil para el sobrepaso como el de Roca. Y los que lo transitarán por primera vez ya tomaron nota que tiene sus secretos para sacar una vuelta rápida, por lo que también buscarán prenderse arriba.

Candidatos siempre los hay, más en una categoría con tanto prestigio como el TC-2000. Pero como en todo comienzo de certamen, con los equipos que recién terminaron de acomodarse, pueden ser muchas las sorpresas.

Hay series de ordenamiento por delante y antes de la final, pero la clave para los que aspiran a pelear por el triunfo en el autódromo roquense pasa por la clasificación.

Entre las 16 y las 17, dividida en dos tandas de veinte minutos cada una, se cumplirá la clasificación del TC-2000, que antes también tendrá dos sesiones de ensayos libres, que servirán para comenzar a perfilar candidatos.

Y por si esto fuera poco atractivo, las fórmulas Renault, que reunió a más de treinta pilotos que aceleran a más no poder- y la Súper Renault también cumplirán con la clasificación. Mientras, la Copa Mégane no solo buscará tiempos, sino que será la primera en disputar una prueba en esta programación que armó la AVGR y despertó tamañan expectativa.

Para los regionales llegó la hora de acelerar

Para los regionales llegó la hora de la verdad en el autódromo roquense. Los cinco tendrán que clasificar, pero hay uno que también tendrá que afrontar la primera prueba del certamen.

El reginense Rodolfo Lorca, el cipoleño Javier Moreiro y el allense Julián Crespo tienen por delante un desafío cautivante.

Los tres cumplirán su debut en el TC-2000, se darán el gusto de enfrentar a varios de los pilotos más afamados del país y encima como locales.

Ayer a los tres se los vio muy tranquilos, recibiendo las muestras de afecto de los aficionados. Y la verdad, el que sorprendió con su auto, de impecable decoración, fue Moreiro.

El trabajo que hicieron los encargados de decorar el auto se pasaron. Luce imponente. Y bien auspiciado, lo mismo que el de Crespo, al que hasta último momento, cuando lo llevaron para exhibirlo en Allen, le estuvieron poniendo publicidades.

Los regionales tendrán sólo dos tandas de ensayos para tomarle la mano al auto y después a clasificar. Así de sencillo, también de difícil la misión que tienen por delante.

Otro de los regionales no solo clasificará, sino que también será el encargado de ser el primero de los cinco que afrontará una prueba. Se trata del neuquino Roberto Corletta, quien disputará la primera fecha de la Copa Mégane.

La categoría monomarca ayer cumplió una tanda de ensayos y su segundo contacto en pista será hoy, ya para clasificar. Después, antes d el «batalla de tiempos» del TC-2000, se disputará la primera prueba del certamen.

Corletta está confiado. El equipo de Luis Belloso le entregó un buen auto. En una de esas puede tener companía, ya que el reginense Lorca ayer se subió a otro de los autos que tiene el «Pejerrey» y se despachó marcando el mejor registro.

Finalmente, el zapalino Sebastián Márquez afrontará la clasificación de la competitiva Fórmula Súper Renault. Ayer cumplió con los ensayos libres y estuvo en los tiempos, por lo que ahora buscará lograr un buen lugar en la grilla de partida para la prueba de mañana.

Entraron algo más de dos mil aficionados

Que los aficionados esperaban esta vuelta del automovilismo grande a la región quedó demostrado ayer y desde bien temprano, cuando se habilitaron varios de los ingresos al autódromo roquense. Se calculó en algo más de dos mil los aficionados estuvieron presenciado los ensayos de las fórmulas Renault y Súper Renault y la Copa Mégane. Mientras, los que anduvieron por los boxes, que también fueron muchos, tampoco se perdieron detalle de los trabajos que realizaron en los autos los distintos equipos del TC-2000.

Tanto en la zona de la horquilla como en la recta principal se vio a tantos aficionados como en las mejores pruebas de las categorías regionales, lo que sirvió para reflejar la expectativa que despertó el programa mecánico que organizó la AVGR.

El movimiento fue incesante. Tanto en los dos accesos habilitados para diferentes sectores del circuito, como el único que hay para ingresar a los boxes.

«Hay mucha gente, son más de dos mil y el tiempo encima nos acompañó. Podemos llevarnos una sorpresa. Tenemos muchas expectativas», comentó Jorge «Goyo» Martínez, el presidente de la AVGR, quien no se cansó de recibir elogios por lo bien presentado que estuvo el autódromo roquense.

Para hoy y mañana el dispositivo que montará la AVGR para el ingreso de los aficionados será mayor, ya que se espera una notable respuesta de los aficionados.

A pesar de la cantidad de aficionados que hubo en boxes, bien vale destacar que los auxiliares de la AVGR y los encargados del servicio de seguridad se multiplicaron para que la actividad se cumpliera con normalidad.

Fueron muchos los que se acercaron a ver los primeros movimientos en pista y a los autos del TC-2000. No solo estuvo Marcos Di Palma, sino también Gustavo Der Ohanessian.

De los regionales, se los vio seguir con mucha atención todo lo que pasaba en boxes a Raúl Favre, recuperado de una dolencia física; Alberto Pérez Nonnenmacher; el presidente del Pro-Kart, Gerónimo Vázquez; el preparador pampeano Ricardo Kheler y los neuquinos Cristian Tyszkiewiez y Alfredo Dupouy, acompañado de Marcelo González.

Hubo otros como Augusto González y Alejandro Cancio, los que colaboraron con la organización aportando los vehículos de asistencia rápida.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios