La caza furtiva en Valle Medio es un problema para los productores

A la Dirección de Fauna le resulta casi imposible controlar la incursión de cazadores furtivos en campos de Valle Medio, cuyos propietarios presentaron una queja. Sucede que las especies del lugar son codiciadas y hasta se organizan "safaris" con guías, que no tienen en cuenta la propiedad privada.





CHOELE CHOEL – Un grupo de productores nucleados en Sociedad Rural de Choele Choel manifestaron su preocupación por la caza furtiva y la pesca en sus propiedades. Que no sólo altera el medio ambiente, porque se cazan en forma indiscriminada especies protegidas, sino también la producción, ya que en muchos casos los cazadores disparan contra el ganado.

Así lo indicaron los productores que recibieron al prefecto Constantino Cobelo, jefe de subprefectura Neuquén en instalaciones de la Sociedad Rural Choele Choel, y al cual asistió también un funcionario de la Dirección de Fauna provincial regional.

Ricardo Dailoff, uno de los productores, que cuenta con 30 kilómetros de costa, indicó que: «durante los fines de semana la afluencia de cazadores y pescadores en la zona es constante tanto por tierra como por agua. En un fin de semana reciente llegué a contabilizar 8 lanchas».

También el accionar de los cazadores fue duramente cuestionado, porque más allá de no contar con las habilitaciones, muestran en muchos casos agresividad hacía los propietarios, disparando además sobre cualquier tipo de animal, desde ganado vacuno hasta pájaros. En este sentido se indicó que es común luego de estas incursiones ver una gran cantidad de aves muertas en el río.

«Muchas veces matan por matar. Incluso disparan sobre los cisnes de cuello negro y otras especies en peligro de extinción» señaló uno de los productores.

La falta total de controles y el ingreso a los campos sin autorización, «porque ingresan por cualquier lugar sin respetar nada, ha hecho que la situación -tal como lo definen los productores- se haya tornado grave».

Cobelo afirmó que desde el área de su incumbencia se va a tomar intervención en el problema del cual aclarara «tiene las primeras informaciones en este momento. Por lo que se comenzarán a realizar controles». Mientras, el funcionario de Fauna provincial Hugo Matarazzo, anticipó su colaboración en los operativos que propuso prefectura.

La región del Valle Medio es caratulada de rica en especies apreciadas por los cazadores como lo son el jabalí o el guanaco. Es por ello que durante los fines de semana llegan a la zona personas de toda la provincia, especialmente de el Alto Valle y Neuquén. Además existen verdaderas organizaciones que cuentan con guías de caza, los cuales les señalan a los «turistas» el mejor lugar y hasta los ayudan a cazar, llegándose a cobrar por un ejemplar de jabalí adulto y de un porte importante, hasta 200 pesos.

En este casos es muy poco lo que pueden hacer los productores, porque no existen controles desde la Dirección de Fauna ni desde la misma Policía.

Los permisos para cazar se obtienen en las delegaciones de Economía regionales de la provincia, y para la obtención de uno de ellos debe contarse con el consentimiento escrito del propietario de la tierra donde se va a ir a cazar.

Un punto que señala la poca importancia que los cazadores le dan al permiso, es que durante este año la delegación de Valle Medio sólo dio 4 permisos, contrastando con la cantidad de cazadores que se ve durante los fines de semana en los campos de Valle Medio.

Esto evidencia el grado de furtividad en la depredación y de las incursiones de los cazadores, que corrientemente portan verdaderas armas de guerra.

Agravamiento por falta de controles

Existen varios factores que confluyen para agravar el problema. Uno de ellos es la falta de controles en una zona que tiene más de 300 kilómetros de costas de río. Así lo admitió el propio encargado en la región de la dirección de Fauna, Hugo Matarazzo, quien afirmó la falta de operatividad de la repartición. Para este organismo es imposible hacer controles periódicos porque no se cuenta ni con fondos ni con personal.

Otro de los factores resaltados es la riqueza de la fauna de la zona, donde se pueden encontrar desde pumas, jabalíes, guanacos, zorros, liebres y vizcachas, y una amplia gama de especies de aves. Esto alimenta las incursiones de los cazadores, que amparados por un sistema liviano en controles, pueden lograr piezas que en otros sitios como el Alto Valle o Neuquén, no existen.

Asimismo, la actual entrega de islas -tierras fiscales- casi en forma indiscriminada, imposibilita que los actuales propietarios sepan a ciencia cierta quién puede acceder o no a esos lugares. Además, se resalta que casi todos los cazadores furtivos que llegan a la zon cuentan con transportes rápidos, tanto automóviles como lanchas, que hacen casi imposible su seguimiento.


Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
La caza furtiva en Valle Medio es un problema para los productores