La dama del cine francés cerró ayer la carrera por el Oso de Oro

#

La gran dama del cine francés Catherine Deneuve puso fin ayer a la carrera por el Oso de Oro con la divertida road-movie “Elle s’en va”, mientras la crítica internacional apuntaba en sus quinielas a una clara favorita: “Gloria”, del chileno Sebastián Lelio. La “Belle de Jour” que cautivó a Buñuel da vida a una exmiss Bretaña de 60 años en este filme dirigido por Emmanuelle Bercot, la guionista del éxito del 2011 “Polisse”. Tras sufrir un nuevo desengaño amoroso, Betty decide dejar su restaurante y a su controladora y anciana madre para ponerse al volante rumbo a ninguna parte. En su caótico viaje, salpicado con algún pintoresco affaire, Betty conseguirá curar algunas heridas del pasado y abrir las puertas a un nuevo y esperanzador futuro. “Todo es posible, desde historias de amor loco con hombres mucho más jóvenes a gente que se casa pasados los 60”, dijo durante la presentación una sonriente Deneuve. Con “Elle s’en va”, la edición 63 de la Berlinale pone fin a una sección oficial por la que han pasado 24 películas –19 a concurso– con una marcada tendencia a explorar el mundo femenino. Y en esa línea se sitúa “Gloria”, que podría seguir los pasos de la peruana Claudia Llosa y llevarse el Oso al otro lado del Atlántico cuatro años después de que lo consiguiera “La teta asustada”. Lelio plantea una mirada llena de ternura y optimismo sobre esta mujer de 58 años empeñada en no renunciar al amor, por mucho que se equivoque. Según contaba hace unos días la revista “Screen”, “Gloria” desató una “miniavalancha” en el mercado del festival, donde ha conseguido distribución para las principales pantallas internacionales. Sin embargo, pese al probable tirón comercial de su historia, es posible que el jurado presidido por el hongkonés Wong Kar-wai –que abrió el telón del festival con su homenaje a Bruce Lee “The Grandmaster”– eche en falta alguno de esas aportaciones en lo referente al lenguaje cinematográfico que tanto huelen a premio. Y ahí podría entrar en juego una de las sorpresas de esta edición: el drama kazajo sobre acoso escolar “Harmony Lessons” (Emir Baigazin), que retrata con una sutil geometría visual e imágenes cargadas de simbolismo la marginación de un joven de 13 años ante unas instituciones corruptas. También gustó la película rumana “Child’s Pose” (Calin Peter Netzer), centrada nuevamente en los esfuerzos de una madre por volver a servir de eje en la vida de su hijo. Su protagonista, Luminita Gheorghiu, es una de las rivales de la chilena Paulina García en el Oso de Plata a la mejor actriz, que este año es de lejos el premio más disputado. La terna de favoritas la completa una espléndida Juliette Binoche en “Camille Claudel, 1915” (Bruno Dumont), en la que encarna a la escultora y ex amante de Rodin en los primeros años de su reclusión. En el lado masculino –menos abultado– las quinielas apuntan a Emile Hirsch y Paul Rudd por la poética road-movie “Prince Avalanche” (David Gordon Green), que también podría rascar algún premio. Más difícil lo tienen otros rostros asentados en Hollywood, como Matt Damon y Jude Law, cuya presencia vistió de glamour a las tibias “Promised Land” (Gus Van Sant) y “Side Effects” (Steven Soderbergh). Y entre los nombres que suenan figura también el del polaco Andrej Chyra, que encarna a un cura gay en “In the Name of”. Aunque prometieron que juzgarían sólo la calidad artística de las películas, es probable que el jurado –del que forma parte la iraní Shirin Neshat– distinga de alguna forma la valentía de Jafar Panahi, a quien Teherán no permitió viajar para presentar “Pardé” (”Closed Curtain”), rodada pese a una condena de 20 años sin hacer cine. “Pardé” fue la nota política de una edición que, fuera de concurso, vio el mediático estreno internacional de “Before Midnight” y la resurrección de River Phoenix en “Dark Blood”, además de protagonizar la premiere mundial de “The Croods”, la nueva aventura animada y en 3D de Dream Works. Aunque, como es habitual, los momentos más esperados se vieron en la fría alfombra roja de la capital alemana: por allí pasaron Jeremy Irons, Isabelle Huppert, Rooney Mara, Nicolas Cage, Julie Delpy, Ethan Hawke, Emma Stone o “Los Miserables” Anne Hathaway y Hugh Jackman, que como James Franco dio la sorpresa sumándose a última hora.

Catherine Deneuve junto a la directora Emmanuelle Bercot.


Comentarios


La dama del cine francés cerró ayer la carrera por el Oso de Oro