La generación distribuida gana terreno en Río Negro

En la provincia hay ocho usuarios generadores de energía limpia. Además hay seis proyectos en proceso de habilitación. La primera conexión se realizó en Cipolletti en noviembre de 2018.





Río Negro cumplirá en pocos días un año desde la instalación del primer Usiario Generador de Energía Renovable (UGER) en la provincia. Fue en Cipolletti, el 16 de noviembre de 2018.

Hoy ya cuenta con ocho conexiones de medidores bidireccionales, es decir que el usuario puede inyectar energía a la red. Ese excedente que se produce de energías limpias (en este caso fotovoltaicas) se les descuenta de la factura de electricidad.

La provincia de Río Negro fue una de las primeras en adherir a la ley nacional de Generación Distribuida y reglamentar la compensación a los usuarios por el flujo de energía limpia que ingresa a la red.

Fuentes de la distribuidora indicaron que hay seis proyectos en proceso de habilitación que se sumarán a los ocho que están en pleno funcionamiento.
El primer usuario UGER tiene su vivienda en barrio El Manzanar de Cipolletti. Tiene una conexión trifásica y una potencia de generación instalada de 3,0 kW. A la fecha, ha aportado al sistema aproximadamente 3.200 KWh.

Hay otras seis solicitudes formales de conexión que están avanzando en el cumplimiento de la normativa”.

Raúl Berhem, gerente general de Edersa

“Se trata de energía inyectada a la red y energía producida por el equipamiento de generación solar que se instaló en esa vivienda”, explicó Raúl Barhen, gerente General de la distribuidora.

Edersa, la secretaría de Energía y el Ente Regulador (EPRE) trabajaron de manera conjunta durante largo tiempo para darle marco legal y técnico a un proyecto que tenía como objetivo volcar excedentes de energía limpia a la red eléctrica de distribución.

Se concretaron expedientes, resoluciones y una comisión de estudio permanente, que fue la gestora del bautizado Reglamento para la Introducción de Excedentes de Energía a la Red Eléctrica de Distribución, aún antes de que se promulgara la Ley Nacional.

En Río Negro existen usuarios generadores que inyectan energía a la red en las ciudades de Cipolletti, Roca, Cinco Saltos, Allen y El Bolsón.

“Hay otras seis solicitudes formales de conexión que están avanzando en el cumplimiento de la normativa, y varios usuarios interesados en distintas ciudades del territorio. Todos ellos tienen en común el compromiso con el cuidado del medio ambiente y la sustentabilidad energética. Es importante destacar que para que todo esto funcione, es paso ineludible tener una red confiable, calidad de servicio y asistencia operativa constante para los UGER”, agregó el directivo.

Dato

200.000
pesos aproximadamente cuesta la instalación de un equipo de 1,5 kW. Se puede amortizar en cinco años.

La distribuidora en Río Negro (salvo en Río Colorado y Bariloche que dependen de cooperativas) adelantó que el próximo paso es solicitar un Gran Usuario en zona rural para hacer uso de la energía fotovoltaica y abastecer bombas de riego para la producción de granos y forrajes. En este caso, la potencia de generación alcanzará los 70 KW y la inyección propuesta por el usuario será en media tensión.

Amortizar la inversión

La amortización del equipamiento depende principalmente del costo de la factura de electricidad, a mayor valor más rápido se recupera el gasto.
Un proyecto de “llave en mano” de 1,5 kW ronda los 3.000 dólares que al cambio oficial representan unos 200 mil pesos. Con los costos de la electricidad la amortización ronda entre cuatro y siete años.


Otro factor importante de tener en cuenta es la vida útil de los panales que se estima en 25 años. Hoy los costos todavía son elevados porque son precios dolarizados pero la tendencia crece en la región.


Comentarios


La generación distribuida gana terreno en Río Negro