La historieta en los trazos de Tomás Violi

El dibujante viedmense rinde homenaje al cómic. Arrancó en el secundario con la edición de la revista Puente Viejo y nunca se detuvo. Hoy es diseñador gráfico y sigue creando personajes.



viedma: Tomas Violi caricaturista


Foto:Mauricio Martin

viedma: Tomas Violi caricaturista Foto:Mauricio Martin

Los superhéroes de historietas o el cómic nunca pierden vigencia. De esas personas que suelen -desde la ficción- salvar al mundo, tanto ajeno como propio, sabe mucho Tomás Violi. Se trata de un diseñador gráfico viedmense con aspecto de rockero, poco palabreador que dibuja desde adolescente.

Tomás en cada trazo busca que la historieta siga con la importancia que merece como entretenimiento y busca mantener el hábito por la lectura.

A la edad dorada y la masificación durante el siglo pasado con Súperman o los criollos como Patoruzú, el Cabo Savino o Nippur de Lagash, Tomás le antepone los personajes propios . De muy joven era lector de todos ellos, incluyendo Condorito.

viedma: Tomas Violi caricaturista Foto:Mauricio Martin

Arrancó en el colegio secundario con la edición de la revista Puente Viejo que se editó en diciembre de 2002 y alcanzó a tener distribución en el resto del país. Los primeros tres números traían historietas de su autoría, unitarias y series como Supervergaraman y Las Angelicales.

A partir del cuarto número, Puente Viejo, se abrió a la colaboración de otros autores, que se sumaron como J. J. Rovella, Hernán Carreras y Juan Romera, Guido Barsi, Damián Pérez Santos y los hermanos Jonathan y Mauricio Mira. Las ediciones duraron hasta noviembre de 2005.

Luego, incursionó en un blogs en 2007. Aprovechó la época del entonces presidente norteamericano George Bush, a quien lo involucró en una sátira por el estrés de gobernar el mundo.

Violi explica el origen de sus ilustraciones y el complemento de los recursos literarios. “Las películas o las novelas te dan cierto cierto esquema argumental, y a partir de ahí, tratás de armar las tiras”, apunta.

Comparando con la violencia que muestra la televisión, entiende que “lo mío es bastante naif” y agrega que lo que más le interesa es “ transmitir anécdotas. Surge por las ganas de dibujar de ciertas escenas y ahí nacen”.

viedma: Tomas Violi caricaturista Foto:Mauricio Martin

Plantea que “a veces jugamos con la dualidad” como el personaje Supervergaram un excéntrico de mucha elegancia que seducía a las mujeres, pero debía apelar a un amigo feo para hacer el amor, porque era impotente. “Es como Quijote y Sancho Panza, que se complementan”, asegura.

Sus trazos hoy

Su última producción está dentro de un fanzine, una publicación de poca tirada y muy personal, producida en este caso para los seguidores de las historietas, y dedicado al placer de los que tienen sus mismos intereses.

Este cómics incluye: 9 de julio, una obra que realizó para el concurso del Bicentenario organizado por la Legislatura rionegrina en el rubro humor gráfico. Como no ganó ni fue seleccionada para ser impresa en la revista del concurso la publicó en el fanzine.

También está Operación Patagonia, una historia de ficción basada en acontecimientos reales, un homenaje a Dante Quinterno a través de las tiras de Patoruzito y la versión adulta del personaje, a El Chispa, un personaje de Gustavo Secreti y Gustavo Lucero, quienes tiempo atrás le encargaron como dibujante invitado realizar un cómic para su página web.

Cada viñeta era una pantalla, pasó el tiempo y nunca se subió a la red entonces hizo una nueva adaptación a formato de historieta tradicional para difundirla y que vea la luz a través del fanzine llamado Américus.


Comentarios


La historieta en los trazos de Tomás Violi