La Internet es un arma de doble filo para Cuba

LA HABANA (Reuters).- En la sala de computación de la Facultad de Lenguas Extranjeras de la Universidad de La Habana, varios alumnos cubanos esperan pacientemente su turno para usar una de las máquinas conectadas a la Internet.

Uno tras otro, los estudiantes consultan su correo o leen páginas informativas bajo un cartel que, entre otras instrucciones, advierte: "Queda prohibida la distribución de información no acorde con los principios de la Revolución".

Y es que en Cuba la Internet parece haberse convertido en otro campo más para la llamada "batalla de ideas" que libra el gobierno de Fidel Castro, inmerso en una ofensiva ideológica encaminada a reafirmar su sistema unipartidista socialista.

Las autoridades, que en los últimos años han realizado un considerable esfuerzo de modernización tecnológica en todos los ám- bitos, se han dado cuenta de lo útil que puede ser la Red para difundir su mensaje político.

"No le tenemos miedo a la difusión de información contrarrevolucionaria, porque a la mentira no se le puede temer y eso es mentira", dijo Melchor Gil, viceministro de Informática y Comunicaciones.

El Ministerio de la Informática y las Comunicaciones fue creado a principios del 2000 para diseñar la expansión informática. "Quienes deben de estar preocupados son nuestros enemigos, porque Internet es el medio idó-neo para difundir la verdad sobre Cuba", añadió Gil en una reciente rueda de prensa.

Actualmente, ya hay más de 300 sitios web creados en Cuba por instituciones oficiales cubanas, entre los que está la página oficial de la cancillería cubana (www.cubaminrex.cu), que recoge las líneas principales de la política exterior de La Habana, como la lucha contra el embargo que Estados Unidos mantiene desde hace cuatro décadas sobre la isla.

Según el viceministro, estos sitios reciben 50 millones de visitas al mes. "La forma de defender nuestros principios es poner nuestra información en la Red", afirmó.

Lucha contra el embargo

Sin embargo, actualmente sólo un pequeño porcentaje de los 11 millones de cubanos que viven en la isla tiene la posibilidad de ver ésas u otras páginas de Internet.

Según Gil, en la isla existen 60.000 cuentas de correo electrónico, de las cuales apenas "un cuarto tienen facilidades para navegar por Internet", es decir, unas 15.000. "Comienzo ahora a pasar un curso de páginas web y yo nunca he navegado ni un minuto, sólo tengo correo", dijo un diseñador gráfico, que prefirió no revelar su nombre. La mayoría de esas 15.000 cuentas privilegiadas se encuentran en organismos o instituciones oficiales o en compañías extranjeras. En La Habana sólo existe un cibercafé de uso público, reservado a los turistas extranjeros y sus acompañantes. "No hay licencia comercial para que los cubanos operen en Internet, esto es sólo para turistas o para cubanos que vienen con un extranjero", explicó la joven que atiende este cibercafé en el imponente edificio del Capitolio.

El año pasado se abrió otro cibercafé en La Habana Vieja, para artistas y escritores vinculados con la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC).

Los disidentes critican que el gobierno de Castro, que ya controla la totalidad de los medios de comunicación de la isla, trata de restringir el acceso de los cubanos a la información.

"El uso de Internet es asignado por el gobierno... Se sienten agredidos por la información que pueda recibir el ciudadano, perciben la información como un peligro, tanto la información sobre Cuba como la comunicación con el resto del mundo", dijo Oswaldo Payá, un disidente moderado.

Restricciones

"No se puede navegar, lo hacen para controlar la información, en eso basan su poder los gobiernos totalitarios, si la gente tiene acceso a la información, su visión del mundo se amplía y piensa de otra manera", comentó una periodista disidente, que pidió no revelar su nombre.

Las autoridades cubanas aseguran que no están restringiendo el acceso a ninguna página web y recientemente acusaron de "campaña anticubana" a algunos medios extranjeros que habían sugerido restricciones en el acceso a la Internet.

Sin embargo, recientemente se ha bloqueado la entrada a páginas para realizar llamadas por teléfono vía Internet, según han confirmado fuentes de uno de los principales servidores cubanos.

Sin embargo, los siempre ingeniosos y muy bien preparados cubanos se las están arreglando para saltarse esta limitación y han surgido "piratas" que roban las contraseñas de las empresas y las revenden a particulares por unos 50 dólares.

"La gente acaba entrando, se busca la manera de entrar, es imposible prohibirlo", señaló un joven programador informático que prefirió no revelar su nom-bre.

Limitaciones

La organización Reporteros sin Fronteras incluyó recientemente a Cuba dentro de la lista 20 países calificados de "enemigos de Internet" por el control total o parcial del acceso a este medio.

"En Cuba, los poderes públicos controlan Internet, lo mismo que los restantes medios de comunicación", dijo en su último informe esta organización con sede en París.

Los medios estatales, como el diario "Granma" que es el órgano oficial del gobernante Partido Comunista, se limitan a recoger la posición del gobierno y en las raras ocasiones que mencionan a los disidentes es para descalificarlos.

El gobierno ha salido al paso de todas las críticas sobre el acceso a la Internet, asegurando que se trata de una "limitación técnica", por la escasez de recursos y las restricciones tecnológicas causadas en gran parte por el embargo estadounidense.

"Si decidiéramos que todo el que quisiera se conectara a Internet, nadie se conectaría ni nadie hablaría por teléfono. Es una limitación técnica", señaló Gil. "Tenemos los recursos limitados y decidimos que se distribuyeran según las prioridades", añadió, tras dejar claro que el acceso libre y masivo a Internet no está hoy entre esas prioridades.


Comentarios


La Internet es un arma de doble filo para Cuba