La Navidad tiene equipo en Río Colorado y La Adela

Más allá de la crisis y aunque muchos de los vecinos que habitualmente hacían de Papá Noel no pudieron este año sumarse a la recorrida, el espíritu navideño se mantuvo intacto, y los chicos de Río Colorado y La Adela recibieron más de cuatro mil juguetes.

Alegría, color, y muchos niños felices, una postal poco habitual en este año tan particular.

Alegría, color, y muchos niños felices, una postal poco habitual en este año tan particular.

La Navidad no es, en casi en ningún lugar del mundo, una fiesta más . Y la cercanía con el inicio de año nuevo, convierte a diciembre en el mes en el que renace el espíritu solidario de muchas organizaciones.
En este caso, entidades sin fines de lucro de Valle Medio y Río Colorado, se propusieron distintas actividades para llevar alegría a los barrios y seguir manteniendo la ilusión de los más chicos, incluso aportar alimentos a las familias más necesitadas.


En un año que quedará en el recuerdo por la pandemia del Covid-19, que afectó a gran parte de la sociedad, muchos se las ingeniaron para poder cumplir con los objetivos propuestos.
Los cuarteles de bomberos de la zona no estuvieron ausentes en las actividades y entre ellos se encuentran los voluntarios de Choele Choel quienes trabajaron con rifas y donaciones los últimos tres meses para reunir víveres que fueron repartidos en su totalidad entre la gran barriada de la localidad.
“Desde hace 3 meses nuestro personal dedicó horas de su vida, de su familia, de su trabajo para poder llevar a cabo esto , con la ayuda del personal rentado, voluntario, con los integrantes de la escuela de aspirantes, incluso la propia familia de los organizadores”, dicen los bomberos.

Los pequeños los esperaban en las veredas muy contentos.

En Río Colorado, la radio escuela 100.3 , dependiente del instituto de gestión privada Gustavo Martínez Zuviria”, concretó junto a Caritas y por tercer año consecutivo, la maratón radial solidaria para juntar alimentos que serán repartidos entre las familias de la localidad que no la están pasando bien.
Con el eslogan “La radio nos une para ayudar y contagiar esperanza”, durante 48 horas de transmisión participaron de forma gratuita decenas de grupos, solistas, artistas locales. También participaron varios comunicadores de otros medios periodísticos de la comarca, y pudieron además de llevar diversión, conseguir donaciones de alimentos. Así, lograron reunir mercadería no perecedera y alimentos frescos que sirvieron para armar más de medio millar de canastas navideñas que fueron entregadas a los sectores más vulnerables de Río Colorado y La Adela. Incluso, una persona que prefirió quedar en el anonimato donó más de 400 panes dulces.

Durante tres días, el grupo recorrió las calles de los barrios para entregar juguetes y golosinas.


Julia Díaz, una de las caras visibles de la organización, se mostró emocionada al ver los resultados finales de la movida. “Cuando iniciamos las transmisiones, verdaderamente teníamos un poco de temor de no poder cumplir con los objetivos propuestos. Sabemos que la sociedad no la está pasando bien; que el coronavirus golpeó muy fuerte a mucha gente de la comarca y ese era nuestro temor. Pero nos equivocamos. La gente volvió a responder y a demostrar que a pesar de todos los espíritus solidarios y caritativos de la comunidad sigue intacto y así quedó demostrado. Y fue realmente conmovedor ver a gente de escasos recurso llegar hasta la radio aportando algo de lo que tenía y aunque nada sobra en sus casas.”
A los vecinos que recorrían las calles de la localidad con el personaje de Papá Noel o Mamá Noel, la pandemia los “dejó fuera de recorrida”. Pero una treintena de jóvenes y adolescentes que integran el grupo de “jóvenes del barrio Unión”, que llevan años organizando los festejos del día del niño en su barrio, tomaron la posta y se propusieron llevar adelante el desafío.


Entre el domingo y ayer, vestidos para la ocasión recorrieron las calles para llegar a cada rincón de Río Colorado y La Adela. Los pequeños los esperaban en las veredas y ellos pudieron repartir casi cuatro mil juguetes y más de cien bolsas de caramelos y chupetines.
“Fue un trabajo arduo arrancamos temprano y terminamos de noche, pero el cansancio no se notó, porque no tiene precio ver la alegría de los chicos acercarse a Papa Noel o a los ayudantes para recibir un juguete o un puñado de caramelos y sabemos que en muchos hogares por donde pasamos ese será el único regalo que tendrán este año. Ver sonreír a los chicos te llena el corazón” contó uno de los jóvenes.


SUSCRIBITE A QUEDATE EN CASA
Todos los días a las 19 para acompañar el final del día.

Comentarios


La Navidad tiene equipo en Río Colorado y La Adela