La reforma procesal civil de Neuquén duerme hace cinco años

Se pretendía darle celeridad y transparencia al proceso pero no solo nunca se conoció el trabajo de las comisiones que iban a redactar el nuevo Código, sino que en el último período no se debatió sobre su necesidad.

La ley 2971, sancionada en 2015, fijó el plazo de un año para que la comisión interpoderes de la Legislatura eleve un anteproyecto de Código Procesal Civil y Comercial de Neuquén. La reforma prometía celeridad, transparencia, mejora en la calidad del servicio y la resolución de conflictos a través de audiencias orales y públicas. Desde entonces no ha habido avance alguno.

A fines del gobierno de Jorge Sapag la comisión presentó un documento preliminar del código procesal unificado para las materias no penales, esto es, Civil, Comercial, de Minería, Familia y Laboral, que fue duramente criticado, entre otros, por el Colegio de Abogados y Procuradores. La fuerte oposición truncó el afán reformista del exjefe del bloque oficialista, José Russo, que había logrado consenso para sancionar el Código Procesal Penal.

Lo único que pudo lograr en las últimas sesiones de 2015 es que se aprobara la ley 2971. La norma establece los lineamientos y principios rectores del nuevo Código, con una propuesta de trabajo, y convoca a las organizaciones académicas, profesionales, gremiales, sociales, culturales e institucionales, a participar del proceso. Incluso faculta a la presidencia de la Legislatura a disponer los fondos necesarios, a efectos de atender los gastos que demande la aplicación de la ley.

Esta iniciativa había sido impulsada no sólo por Russo. Lo acompañaban también Manuel Fuertes (Nuevo Compromiso Neuquino) y Pamela Mucci (Frente y la Participación Neuquina).

En cinco años no se ha elaborado ni siquiera un borrador de anteproyecto para someterlo a discusión.

Lo que hizo el Poder Judicial fue formar una comisión para la reforma procesal civil. Como se dice habitualmente “se cortó solo”. El 30 de mayo de 2018 el Tribunal Superior de Justicia (TSJ), resolvió por acuerdo, crear este espacio, integrado por jueces de Cámara, de primera instancia y representantes del ministerio público de la defensa, tanto de Neuquén capital como del interior de la provincia. En septiembre se constituyeron las subcomisiones de trabajo. El año pasado se reunieron los tres grupos: quienes están enfocados en el fuero de Familia, en Civil y Comercial, y en juicios Ejecutivos y apremios. Intervienen además los vocales.

El objetivo del TSJ es confeccionar un documento que reúna aportes y pueda ser enviado a la comisión interpoderes. No se estableció una fecha en la que se finalizará esta tarea y sus integrantes tampoco aspiran a hacerlo en 2020.

Uno de los puntos que es eje de debate es el rol que le cabe al juez o jueza: si serán directores del proceso o si se limitarán a resolver los planteos de las partes.

Dato

2015
se sancionó la ley 2971 que estableció los lineamientos y principios de la reforma. Hasta ahora no hay un anteproyecto.

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios