La ventaja de los materiales naturales





INGENIERO JACOBACCI (AJ).- La “quincha” o “pared francesa” es una técnica de construcción muy antigua que se intenta difundir y aplicar en la Región Sur rionegrina. El ingeniero agrónomo Alejandro Fornasa explicó que para la construcción de estas paredes se utilizan tirantes y retazos de madera con lo que se forma una especie de jaula que luego se va rellenando con un preparado sobre la base de arcilla, arena, guano de caballo, coirón seco cortado y agua. “Se trata de utilizar todo lo que el productor tenga a su alcance. Inclusive se pueden reciclar adobes viejos. Y en cuanto a las proporciones, se van dando de acuerdo al momento de la construcción”, añadió el especialista, en diálogo con “Río Negro”. Para completar el revoque de las paredes se utiliza también engrudo cocido para darle adherencia a la mezcla, además de ingredientes que parecen insólitos, como la leche en polvo y el aceite de lino, lo que ayuda a impermeabilizar las estructuras. La construcción del techo se hace con tirantes para apoyar las placas de OSB (que son las tablas hechas con chips de madera compactados), luego se le coloca un aislante natural, que puede ser lana de oveja o guano, y finalmente las chapas de cartón o zinc.


Comentarios


La ventaja de los materiales naturales