Lactancia: la madre también tiene beneficios

Reduce las probabilidades de contraer enfermedades cancerígenas. La puericultora Laura Quinteros compartió su experiencia y brindó detalles para un amamantamiento saludable. “Si duele es porque algo no está bien”.



#

El destete debe ser paulatino. Según la profesional el proceso debe ser de a poco. “Toman la teta como su seguro”, explicó.

“El bebé toma la teta como su lugar seguro”, resume la puericultora Laura Quinteros. Su experiencia personal la llevó a sumergirse en el mundo que gira en torno al cuidado de la embarazada y el bebé. La especialista remarca que la lactancia materna genera múltiples beneficios relacionados a salud física y emocional de la madre y el niño.

Si bien muchas veces se pone el foco sobre los beneficios en los bebés, la especialista indicó que la madre también ve los beneficios de amamantar. A raíz del movimiento hormonal que tiene el cuerpo la mujer tiene una recuperación más rápida y “a largo plazo hay menos probabilidades de cáncer de mama o útero”.

Además, asegura que todas las mujeres pueden amamantar pero en algunas situaciones no es fácil, es por eso que necesitan un apoyo, una guía y una red de sostén. “Eso es fundamental”, remarca ya que por cuestiones culturales, muchas veces no se acepta que la mujer no de la teta, sin mirar la realidad que ella atraviesa. Según explicó, es bueno acceder a la información referida a la lactancia, dentro de lo posible antes del parto.

Laura recordó que cuando nació su primera hija, se les presentaron algunas complicaciones. “Quería darle la teta y no podía”, explicó. Producto de esto, su pequeña no aumentaba de peso. Así fue como una amiga le recomendó contactar a una puericultora; especialista que estudian el cuidado general de la madre y el niño. El punto estaba en cómo la beba ponía la boca para tomar leche. Según detalló “en el 90 por ciento de los casos” surge esta problemática.

Cuando esto sucede, las mayores complicaciones que aparecen son el dolor y el bajo peso, estos factores hacen que la lactancia materna no sea exitosa. La importancia de resolver esto es fundamental, ya que existen múltiples beneficios referidos a la lactancia.

Laura explicó que gracias a la leche materna, el bebé está inmunizado en una gran cantidad de enfermedades, ya que mejora el sistema inmunológico, previene infecciones y patologías que a veces derivan en internaciones. “En prematuros hay infecciones clásicas que se evitan con la lactancia materna”, graficó.

El factor económico también está incluido en los beneficios. Esto se ve a nivel familiar y también en la salud pública. “Las leches de inicio son sumamente caras y se suministra en grandes cantidades en los hospitales”, dijo y explicó que la presencia de una puericultura en el sistema de salud, ayudaría a resolver las complicaciones.

Gracias a la información obtenida, Laura logró darles el pecho a sus hijas. La experiencia personal la llevó a dar un giro en su vida. Dejó su carrera para focalizarse en la puericultura y actualmente trabaja en una clínica privada, en Neuquén. Además, recibe a diario consultas de mujeres que se interesan sobre los cuidados generales de sus bebés. Al recordar su historia remarcó: “la lactancia no duele y no tiene que doler. Si duele hay algo mal, entonces hay que pedir ayuda”.

El destete, algo paulatino

Laura explicó que el destete debería ser un proceso paulatino, ya que el vínculo que se genera entre la madre y el niño es muy fuerte. En relación a esto, agregó que la Organización Mundial de la Salud recomienda dar exclusivamente teta hasta los seis meses, para luego incorporar alimentos. La leche materna debe ser brindada hasta los dos años y medio, como mínimo.

En la etapa del destete, la “organización” se transforma en un recurso aliado. La puericultura remarcó que los bebés toman a demanda, es por eso que quizás darle el pecho antes de dormir o después de comer podría ser una alternativa, para luego ir sacando de a poco cada momento de teta. Laura contó que el bebé “toma la teta como su seguro” es por eso que recomendó que debería ser de manera paulatina.

“La lactancia no duele y no tiene que doler. Si duele hay algo mal, entonces hay que pedir ayuda”

remarcó la puericultora Laura Quinteros.

emiliana cantera

Datos

“La lactancia no duele y no tiene que doler. Si duele hay algo mal, entonces hay que pedir ayuda”

Comentarios


Lactancia: la madre también tiene beneficios