Lagos prometió repartir el progreso entre todas las regiones de Chile 

Inició el tercer mandato de la Concertación. Pinochet no fue. Juró el gabinete, en su mayoría socialistas y democristianos.



CONCEPCION, Chile (Reuters).- El socialista Ricardo Lagos asumió ayer como presidente de Chile y de inmediato prometió que descentralizará el poder y repartirá el progreso por todas las esquinas del país. Es el tercer presidente de Chile desde el fin del régimen militar del ex dictador Augusto Pinochet, en 1990.

Por la noche, en su primer discurso político se comprometió a hacer prevalecer la verdad y la justicia en el país. Sin aludir a Pinochet, dijo que "al igual que ustedes sé que Chile está conciente de las deudas que tiene con cada uno de sus hijos.No nos engañemos. Podemos discutir todavía cómo vamos a reparar nuestras heridas, pero todos sabemos cuáles son esas heridas", afirmó. Sus simpatizantes le reclamaron frente a la Casa de la Moneda "juicio a Pinochet".

El presidente decidió estrenarse en el cargo predicando con el ejemplo: asumió el poder en la ciudad de Valparaíso, sede del Congreso, dio su primer discurso en la sureña Concepción y por la noche recibió las llaves del palacio de La Moneda en Santiago. "El gobierno que hoy (sábado) inauguramos trabajará para y con las regiones. Ese es mi compromiso", dijo frente a miles de personas reunidas en el campus de la Universidad de Concepción, 510 kilómetros al sur de la capital.

Lagos reemplazó con lágrimas en los ojos al democristiano Eduardo Frei, su aliado en la Concertación, una coalición de centroizquierda que gobierna desde hace una década. En la ceremonia los militares estuvieron representados por los comandantes de las tres armas, entre ellas el jefe del Ejército, general Ricardo Izurieta, quien el viernes prometió "no abandonar jamás a Augusto Pinochet", y de Carabineros, la policía uniformada.

"Están vivos los anhelos de construir una sociedad que dé auténticas oportunidades a cada uno de sus hijos", dijo con la banda presidencial cruzada en el pecho. "La pobreza y la miseria serán males que es preciso erradicar". Lagos recibió un país que ostentó una tasa de crecimiento económico promedio de siete por ciento anual durante la última década.

Tras entregar el timón, Frei salió de escena y asumirá en los próximos días como senador vitalicio, un cargo creado por Pinochet, que lo estrenó en 1998. Aunque Frei trató de eliminar a los senadores designados y vitalicios, herencia de la dictadura, la oposición derechista se lo impidió y él repuso que no cedería espacios políticos.

Una vez en el Senado y con Pinochet alejado por el momento de Valparaíso, la Concertación tendría mayoría y podrá agilizar las reformas sociales trabadas en el Congreso.

En Valparaíso, Lagos tomó juramento a sus 16 ministros, cinco de ellos mujeres. Su gabinete refleja el delicado equilibrio del bloque, que reúne a socialistas, democristianos y progresistas varios.

Las figuras más gravitantes serán el ministro del Interior, el socialista José Miguel Insulza, la canciller democristiana Soledad Alvear y el ministro de Hacienda, el socialdemócrata Nicolás Eyzaguirre.

Un centenar de kilómetros al sur de Valparaíso, Pinochet cumplía ocho días en Chile, después de 16 meses preso en Gran Bretaña a pedido de la Justicia española. Desde que regresó a Chile el 3 de marzo, hubo especulaciones sobre la posibilidad de que el actual senador vitalicio pudiera plantarse ayer en el Congreso. Pero el ex dictador prefirió la paz del campo y sus amigos dudan de que haya encendido el televisor para ver la ceremonia.

"Si hubiera estado aquí hoy se habrían generado tensiones no convenientes", dijo el senador derechista Hernán Larraín.

La derecha insiste

VALPARAISO, Chile (EFE).- Los senadores de la derecha chilena acordaron ayer hacer todo lo posible para que Augusto Pinochet mantenga no sólo sus derechos como senador vitalicio, sino también que participe en la Legislatura, aunque no sea físicamente, dijeron fuentes parlamentarias.

El senador Pinochet debe mantener todos los derechos que le asisten, pues no hay ninguna razón legal que le impida ir al Parlamento, participar en los debates y votar en la aprobación de las leyes, afirmó el senador Sergio Romero, del conservador Partido Renovación Nacional (RN).

En una reunión celebrada antes de la ceremonia en la que el socialista Ricardo Lagos se convirtió en el nuevo presidente de Chile, los senadores de la oposición también resolvieron que Pinochet pueda recurrir a una figura denominada "pareo" con el fin de participar en la votación de las leyes, si su salud no le permite asistir a las reuniones.

La posición de la derecha es contradictoria con lo que sus dirigentes y parlamentarios planteaban cuando el ex gobernante aún estaba en Londres y casi unánimemente señalaban que si Pinochet volvía, debía retirarse de la política y marcharse definitivamente a su casa. 

"Tiempo de cooperación"

VALPARAISO (DyN, enviada especial).- El presidente Fernando de la Rúa anunció hoy "un tiempo de cooperación, trabajo conjunto y profundización" de las relaciones entre Argentina y Chile, al asistir a la asunción del nuevo mandatario de ese país, Ricardo Lagos.

Al ingresar al Congreso, De la Rúa afirmó que el traspaso presidencial de Chile significaba "el fortalecimiento de la democracia en toda América Latina".


Comentarios


Lagos prometió repartir el progreso entre todas las regiones de Chile