Las cámaras esperan una reactivación en diciembre

El acuerdo de la deuda genera expectativas en las pymes de Río Negro y Neuquén. El escenario sigue siendo crítico.




#
Recibí las noticias
que te interesan
NEWSLETTER

La reactivación de los equipos en Vaca Muerta es una expectativa en épocas de pandemia.   (Foto: archivo)

La reactivación de los equipos en Vaca Muerta es una expectativa en épocas de pandemia. (Foto: archivo)

El mejor escenario para las pymes vinculadas al sector petrolero es un leve repunte de la actividad hacia fin de año. No habrá mejoras sustanciales en el corto y mediano plazo. Así lo destacaron desde las cámaras que nuclean a las empresas de servicios de Río Negro y Neuquén.  

El acuerdo del gobierno nacional con los bonistas genera una expectativa, moderada es cierto, de un panorama que ayude a las inversiones y a la producción de hidrocarburos. Además es una oportunidad para desarrollar líneas de crédito para el sector. También tuvieron una buena recepción las declaraciones del secretario del gremio de Petroleros Privados, Guillermo Pereyra, sobre el avance de un acuerdo con las operadoras.  

Hay algún grado de optimismo en el mediano y largo plazo por el acuerdo de la deuda. Combinado con un barril a 45 o 46 dólares se pueden vislumbrar algunas opciones que la producción se puede exportar, sobre todo en virtud que la situación de la pandemia actual reduce las expectativas una demanda interna mayor”, detalló, Gonzalo Echegaray, secretario de Relaciones Institucionales de la Cámara de Empresas de la industria Petrolera y afines (Ceipa).  

En el sector no convencional la pandemia generó un gran caída en la producción. En los cuatro meses de crisis sanitaria se realizaron alrededor de 300 fracturas, mientras que antes del inicio del aislamiento se promediaban 400 por mes.  

En números

400
fracturas promedio había mensualmente en Vaca Muerta antes del inicio de la pandemia. En julio no llegó a 50.

Hay que recordar que el sector ya venía de una larga crisis producto del congelamiento que dispuso el año pasado el gobierno de Mauricio Macri. Antes el nivel de actividad había llegado hasta las 700 fracturas en un mes. Echegaray pronosticó que le mejor escenario es llegar a unas 300 a fin de año.  

El pago de salarios sigue siendo un gran dolor de cabeza para las pymes de ambas provincias. En el mismo sentido se expresó Ramiro Arceo, titular de la Cámara de Empresas de Servicios Petroleros de Río Negro (Casepe). “La expectativa es que si prospera el reclamo del sindicato haya una leve reactivación en septiembre pero que se verá con mayor impacto hacia fin de año”, detalló. Arceo destacó que en el caso del convencional la actividad está muy “paralizada” y que sigue con un gran atraso el pago de servicio por parte de las operadoras.  

Ambos coinciden que es necesaria la declaración de emergencia por parte de Nación para descomprimir el ahogo financiero que sufren las pymes. 


Comentarios


Las cámaras esperan una reactivación en diciembre