Las promesas de Alfonsín cumplidas a medias

Un lluvioso día de septiembre de 1984, el jefe del Estado nacional llegó a la ciudad para anunciar la planta de fertilizantes de Plaza Huincul y la recuperación de las tierras de Pulmarí. Se reunió con De Nevares y referentes de derechos humanos.

1
#

El mandatario nacional brindó una conferencia de prensa junto a los gobernadores Felipe Sapag y Osvaldo Álvarez Guerrero.(Foto: archivo diario rio negro )

2
#

El intendente Jorge Sobisch entregándole las llaves de la ciudad capital. Era un día lluvioso y frío en los inicios de la primavera.(Foto: archivo diario río negro )

En septiembre de 1984 la ciudad de Neuquén recibió una visita muy importante como regalo de cumpleaños. El presidente de la Nación, Ricardo Alfonsín, estuvo unas horas y participó de los festejos por el octogésimo aniversario de la capital.

Se reunió con el entonces obispo Jaime De Nevares y con referentes de las entidades de derechos humanos, recibió las llaves de la ciudad, prometió la concreción de Fertineu y la recuperación de las tierras de Pulmarí, dos promesas cumplidas a medias; y luego regresó en un jet de presidencia a la capital federal.

Era un jueves lluvioso y frío de un invierno que se terminaba. Una multitud con banderas argentinas colmó la terraza del aeropuerto Presidente Perón de Neuquén. A las 10:30 aterrizó el avión presidencial con el primer mandatario constitucional que marcó el regreso a la democracia, el ministro de Trabajo, Juan Casella, y el secretario de Energía, Conrado Storani, entre otros funcionarios nacionales.

La comitiva de bienvenida estuvo integrada por los gobernadores de Neuquén, Felipe Sapag y de Río Negro, Osvaldo Álvarez Guerrero, el intendente de la capital neuquina, Jorge Sobisch, ministros y jueces.

Una larga caravana acompañó a Alfonsín hasta el municipio donde se realizarían los actos centrales. La lluvia obligó a suspender el desfile central y el discurso de Raúl fue mucho más corto de lo que estaba previsto. Solo se limitó a los anuncios que traía. “La planta de Fertilizantes de Plaza Huincul , Fertineu, se hará porque media para ellos una decisión política”, expresó frente a la multitud. Los medios periodísticos locales recuerdan ademas que el presidente consideró que “todo lo que sea desarrollo de la industria petroquímica en la Patagonia cuenta con nuestra mayor simpatía”.

Luego se trasladó al colegio Don Bosco donde mantuvo un encuentro cerrado con De Nevares, del que también participó el gobernador Sapag.

Con respecto a las tierras de Pulmarí dijo que “esperamos que se puedan recuperar”.

La jornada empezaba a culminar pero aun quedaban algunos puntos de la agenda presidencial por cumplir. El mandatario nacional recibió a María Pifarré y Oscar Ragni, quienes le entregaron un documento sobre la desaparición de personas durante la última dictadura.

Participó del acto organizado por el municipio donde se remplazó el nombre de la calle Conquistadores del Desierto, por el de Arturo Illia. Y al atardecer regresó a Buenos Aires.

Datos

“Lo más importante, por encima de todas las cosas, es reconocer que debe haber una fuerte defensa de los intereses provinciales; sobre todo en las provincias patagónicas”.
Raúl Ricardo Alfonsín, presidente de Argentina período 1983-1989.
“Ahora Fertineu”. Con esta frase y su tradicional saludo, Alfonsín cerró
su discurso en el palco oficial.

Comentarios


Las promesas de Alfonsín cumplidas a medias