Las velas blancas invadieron el Nahuel Huapi

Desde ayer y hasta mañana, Bariloche ofrece un espectáculo extra: por primera vez se disputa en aguas patagónicas el Campeonato Argentino de Laser, una apasionante competencia que despierta la curiosidad de locales y visitantes.



1
#

Buen viento, buenas olas. El comentario mayoritario entre los participantes. (Foto: Marcelo Martinez )

2
#

El ruido por el movimiento constante de las velas blancas de los barcos por las ráfagas de viento protagonizó las horas previas del Campeonato Argentino de Laser que tuvo como escenario el lago Nahuel Huapi ayer al mediodía. Mientras tanto, los deportistas se colocaban sus trajes de neoprene y constataban que los barcos estuvieran en perfectas condiciones antes de salir “a la cancha”.

Fue inédito. Por primera vez en años, el torneo abandonó su tradicional sede en Buenos Aires, Mar del Plata, San Nicolás y Rosario y unos 80 timoneles se trasladaron a las frías aguas patagónicas. Si bien el deporte no es muy conocido, aseguran que “las velas concentran la mayoría de las medallas olímpicas en el país”.

Para el Laser, sólo se requiere de un velero de clase olímpica, de 4 metros, para una persona.

“De esta fecha única, sale el campeón argentino y es una fecha importante del ranking porque, junto a otros campeonatos en el año, definen quiénes van a competir a nivel mundial, los clasificatorios para los olímpicos”, resumió Bojan Magister, referente del Yacht Club Bariloche y organizador local de la competencia.

Y agregó: “El lago tiene muy buenas condiciones para navegar. Son canchas diferentes a las de otros lugares con agua limpia, buen viento y buenas olas. Acá salís y en seguida estás navegando; en otros clubes capaz tenés que hacer un remolque de media hora para llegar a la cancha de regatas”.

La competencia que comenzó ayer en el puerto San Carlos, a escasos metros del Centro Cívico, se extenderá hasta el domingo y consta de tres regatas por jornada que tienen una duración aproximada de 50 minutos cada una. Los especialistas explicaron que no se corren más de cuatro regatas por día ya que el deporte es “sumamente exigente”.

Voces

Francisco Fregonese, de Pilar, Buenos Aires, navegó toda su vida y asegura que desde hace tres años, practica Laser. “Siempre quise navegar en monotipo y cuando vi lo que implicaba estar uno solo con su barco, tomar sus decisiones y ver los resultados que uno obtiene, todo eso me llevó a meterme en esto y disfrutarlo”, señaló.

El deportista de 27 años aseguró que “lo más importante es el estado físico porque con buen estado físico se capitalizan las decisiones. Me entreno yendo al gimnasio durante la semana y tratamos de entrenar todos los fines de semana en el agua”.

Con solo 17 años, Agustina Jordan, de Chile, también se sumó al campeonato. “Lo hicimos internacional, comentó risueña, habíamos planeado venir con el team a modo de entrenamiento para los selectivos de marzo para el Mundial de Polonia. Al campeonato nuestro fue una argentina así que nos apoyamos entre todos”.

La joven navega desde los 6 años y actualmente, entrena en la localidad chilena de Frutillar. “El laser me produce mucha paz pero soy amante de la adrenalina así que me gusta mucho navegar con viento. Con tanto viento como acá es complicado por mi peso; igual le pondré empeño”, expresó.

Mientras preparaba su barco antes de la largada, el cipoleño Ariel Cerdeira, de 34 años, relató que como la gran mayoría empezó a navegar a los 12 años aunque ingresó al mundo laser hace solo un año. “Traer el laser acá fue todo un esfuerzo y está bueno para que se difunda este deporte que está buenísimo. Es muy completo con mucha adrenalina, más aun con este viento”, advirtió.

La mayoría de los competidores destacaron la belleza del lago y el entorno cordillerano. “De todas formas, uno está muy concentrado en el agua y poco en el paisaje pero el marco es espectacular. La contra acá es el viento que dificulta manejar el barco y hace que muchos tumben, se den vuelta. Hoy está lindo”, sintetizó Cerdeira.

Fuerza. Un requisito fundamental para tripular solo estos veleros de cuatros metros.

“Entreno mucho en el río Paraná, pero este campeonato me va a costar por el viento. Si se da vuelta el barco, no hay que entrar en pánico. Sueño poder ser olímpica”.

Delfina Alli, rosarina de 14 años.

“El Laser te mantiene conectada con la naturaleza y permite que uno se desafíe a sí mismo. Es un universo masculino. Los hombres tienen más fuerza, somos pocas las mujeres”.

Agustina Jordan, corredora de Chile

“El objetivo en este campeonato es no sufrir tanto con el viento y hacer una regata prolija porque hay muchos barcos. Hay que tratar de no cometer ninguna macana”.

Ariel Cerdeira, de Cipolletti

Habrá tres regatas por jornada hasta el domingo.
Marcelo Martínez

Datos

“Entreno mucho en el río Paraná, pero este campeonato me va a costar por el viento. Si se da vuelta el barco, no hay que entrar en pánico. Sueño poder ser olímpica”.
“El Laser te mantiene conectada con la naturaleza y permite que uno se desafíe a sí mismo. Es un universo masculino. Los hombres tienen más fuerza, somos pocas las mujeres”.
“El objetivo en este campeonato es no sufrir tanto con el viento y hacer una regata prolija porque hay muchos barcos. Hay que tratar de no cometer ninguna macana”.

Comentarios


Las velas blancas invadieron el Nahuel Huapi