Le ordenaron al fiscal que apele la sentencia

La procuradora Liliana Piccinini se lo exigió a Sánchez Gavier, quien no había acusado a los imputados y los absolvieron.



SAN CARLOS DE BARILOCHE (AB).- El Superior Tribunal de Justicia podría revisar la absolución que benefició al empresario local Juan Gilio y a una mujer cuya identidad no se revela por razones legales ya que su hija es la presunta víctima de abusos, en el juicio que se les siguió por promoción a la prostitución calificada y corrupción de menores.

La causa ingresó ayer en un capítulo nuevo e inesperado, con la orden que impuso la procuradora general de la provincia, Liliana Piccinini, al fiscal Enrique Sánchez Gavier para que “recurra en casación” la sentencia que benefició a los imputados.

Durante el debate oral desarrollado semanas atrás, Sánchez Gavier había desistido de sostener la acusación luego del testimonio brindado por la menor que aparecía como víctima del delito y que según el fiscal incurrió en contradicciones insalvables.

De acuerdo a la jurisprudencia, esa actitud del representante del ministerio público cerró cualquier camino que no fuera la absolución de Gilio y su compañera de causa, aunque uno de los jueces de la cámara actuante se pronunció en minoría por declarar la nulidad del polémico alegato de Sánchez Gavier.

Al no existir querellante constituido en el juicio, toda las interpretaciones jurídicas consideraban que ya no había instancia posible de apelación y el caso quedaba cerrado.

Pero la sorpresiva decisión de la jefa de los fiscales deja en muy incómoda posición a Sánchez Gavier, a quien no le queda otro camino que contradecir su actuación anterior o bien apartarse de la causa.

El comunicado emitido por la Procuración señala que Piccinini fundó su decisión en lo normado por el artículo 404 del Código Procesal Penal, que la faculta a “dar este tipo de instrucciones, aún en contra de la opinión ya emitida por el fiscal”.

La novedad conocida ayer generó obvia expectativa entre las distintas organizaciones comunitarias que vienen denunciando la “falta de justicia” en el caso Gilio.

Ante un planteo del bloque de legisladores del PJ en relación con la conducta de Sánchez Gavier, Piccinini ya había dicho hace pocos días que su función era “impartir instrucciones de carácter general” a los fiscales. Y también reveló entonces que l actuación de Sánchez Gavier estaba siendo analizada por el Consejo de la Magistratura.

Lejos de diluirse en el tiempo, el malestar que generó en cierto sector de la sociedad barilochense la absolución de Gilio y S.B.M., continúa motorizando reacciones de rechazo hacia la justicia. La protesta se renovará el domingo con una marcha convocada por los vecinos autoconvocados, el Foro de Mujeres Políticas y las organizaciones de derechos humanos e intermedias que promueven la revisión de la sentencia.

Los organizadores convocaron a los vecinos a concentrarse frente al edificio de Tribunales, en 12 de Octubre y J. O'Connor, a partir de las 17 y marchar hacia el Centro Cívico para exigir el “respeto a ultranza” de la Convención sobre los Derechos del Niño, inserta en la Constitución Nacional.

Bajo la consigna de “convertir la protesta en un clamor”, también se exigirá la anulación de todo lo actuado en el caso Gilio y “cárcel para los culpables del abuso sexual y promoción de la prostitución”. En los días posteriores al dictado de la sentencia absolutoria, aparecieron empapeladas varias paradas del transporte urbano, columnas y paredes céntricas con la foto del empresario, enmarcada por leyendas de repudio hacia él y la justicia.

El pretendido escrache duró poco ya que otras manos anónimas levantaron prolijamente todos los carteles. En forma paralela, las mismas instituciones invitaron a la ciudadanía a manifestar su repudio al fiscal Enrique Sánchez Gavier y a los jueces Héctor Leguizamón Pondal y Ricardo Calcagno a través de internet en: camcrim2bari@jusrionegro.gov.ar


Comentarios


Le ordenaron al fiscal que apele la sentencia