Ley de Alquileres: el mundo del revés, así es la Argentina

El 2021 cerró con un ajuste para los inquilinos de más del 52%. Un asalariado hoy paga, proporcionalmente, más que hace una año atrás. El gran beneficiado: el propietario de viviendas.





En nuestra región el mercado está muy desequilibrado: mucha demanda y poca oferta.

A partir de julio del año 2020, comenzó a regir en el país la nueva Ley de Alquileres. En ese momento, nadie quedó conforme con la medida.

Muchos dueños de viviendas retiraron su oferta del mercado por la incertidumbre que generaba una nueva intervención del Gobierno.

Los inquilinos, por su parte, solicitaban la posibilidad de acceder al crédito para poder contar con vivienda propia; no más parches para seguir en la rueda del alquiler que solo genera una descapitalización sobre aquel que paga mes a mes al locatario para poder tener un techo transitorio.

La Ley de alquileres llegó para beneficiar al inquilino. Ese era el espíritu que salió del Congreso de la Nación: darle seguridad a quien alquila y protegerlo de las actualizaciones abusivas por parte de los propietarios o inmobiliarias.

Pero, como en muchos casos pasa en la Argentina, la realidad se impone sobre los relatos políticos. Y este es un ejemplo más. Cerrado el 2021, el más beneficiado por esta nueva Ley ha sido el locador. La actualización para todo el año pasado fue del 52,2% valor por encima de la inflación y de los incrementos salariales medios.

Es decir que hoy un asalariado debe destinar una mayor parte de su sueldo en gastos de alquiler que lo que hacía tan solo un año atrás.

Pese a las fuertes críticas recibidas por la actual Ley de Alquileres y los rumores de posible derogación, aún continúa vigente y los inquilinos comienzan a negociar los detalles de los nuevos contratos.

De acuerdo con el Índice de Contratos de Locación (ICL) elaborado por el Banco Central, un alquiler promedio en enero de 2021 costará al menos un 52% más y para este primer trimestre de 2022 no se descarta que ese índice suba aún más teniendo en cuenta la inercia inflacionaria que arrastra la economía argentina y el ajuste que pueda llegar a representar sobre los salarios un nuevo acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Para este inicio de año, el mercado está fuertemente al alza. Dependiendo de la ciudad y la zona que se trate los valores de los alquileres varían. Pero daremos ejemplos, solo de referencia:

-Neuquén capital, zona centro, dos ambientes (35/45 metros cuadrados) con cochera: a partir de 50.000 pesos por mes;
-Cipolletti, con las mismas características que el caso anterior: a partir de 38.000 pesos mensuales;

-Bariloche, con similares características: a partir de 55.000 pesos por mes.

Son valores todos ellos muy elevados, teniendo en cuenta los salarios que hoy está pagando, especialmente, el sector privado tanto en la Provincia de Río Negro como en la de Neuquén.     


Comentarios

Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Ley de Alquileres: el mundo del revés, así es la Argentina