Leyes verdes: los beneficios para inmuebles con etiqueta de eficiencia energética

Uno de los proyectos que presentará el gobierno rionegrino impulsa la clasificación de inmuebles según el consumo promedio de energía.





La eficiencia energética de un inmueble será fácilmente identificable en Río Negro, a partir del proyecto de ley que prevé un “etiquetado” de las construcciones dentro del territorio provincial.

Esa clasificación será útil para conocer rápido los niveles de consumo promedio de una vivienda, local comercial u oficina, pero también permitirá ahorrar dinero, porque el gobierno prevé beneficios impositivos para aquellos que obtengan el certificado oficial.

Hay un concepto clave alrededor de esta iniciativa y se denomina “IPE”. Se trata del “Índice de Prestación Energética” de un inmueble, que es la cantidad estimada de energía primaria que demandaría la normal utilización de ese espacio durante un año y por metro cuadrado.

La medición se realizaría sobre los artefactos e instalaciones destinadas a cubrir las necesidades asociadas a calefacción invernal, climatización estival, agua caliente sanitaria e iluminación, según niveles de confort establecidos por prácticas vigentes y estándares internacionales.

Dicho índice será un valor numérico y se medirá en kWh/m2 año.

“El IPE sirve como indicador del grado de eficiencia energética de un inmueble y en función de su valor se establece la categorización de eficiencia energética del mismo”, detalla el proyecto impulsado por la Secretaría de Energía, que conduce Andrea Confini.

“Con el proyecto también se buscará intervenir en el ámbito de los negocios inmobiliarios ya que contando con esta herramienta se podrá brindar información a los usuarios acerca de las prestaciones energéticas de un inmueble, utilizándolo como instrumento complementario en definiciones de operaciones inmobiliarias ante la presencia de nuevos proyectos edilicios o intervenciones en inmuebles existentes”, se agrega.

¿Cómo saber si esa casa tiene alto, medio o bajo consumo energético?

Será a partir un certificado que se basará en la conocida “Etiqueta de Eficiencia” que habitualmente puede encontrarse en diferentes electrodomésticos.

Se trata de una clasificación alfabética, donde la letra A representará valores de IPE más bajos (mayor nivel de eficiencia energética) y la letra G a valores de IPE más altos (menor nivel de eficiencia energética).

Ese lugar en el “ranking” podrá modificarse cuando se realice una inversión para mejorar las instalaciones y las ventajas impositivas para quienes ingresen al registro oficial surgen del artículo 9 del proyecto, donde se prevé que “los inmuebles que cuenten con la Etiqueta de Eficiencia Energética vigente gozarán de la bonificación en el Impuesto Inmobiliario que determine la reglamentación de la presente Ley”.

El régimen será optativo, pero desde el Estado se promoverá la incorporación de construcciones al registro, incorporando de forma gradual y progresiva estándares mínimos de eficiencia energética en la elaboración de los pliegos de bases y condiciones particulares que rigen la contratación mediante el sistema de obra pública y en alquileres oficiales.

La iniciativa también prevé que esas pautas mínimas de eficiencia alcancen a todos los planes de vivienda que se ejecutan con presupuesto provincial.


Comentarios


Seguí Leyendo

Leyes verdes: los beneficios para inmuebles con etiqueta de eficiencia energética