Los Pumas dieron batalla hasta donde pudieron

A los locales les costó quebrar el cerrojo defensivo argentino.

HAMILTON (Agencias) - Esta vez no hubo paliza, ni sensación de vacío o lejanía oceánica. Es cierto, Los Pumas perdieron, pero el futuro, en Hamilton, les hizo un guiño. El seleccionado argentino cayó ante los All Blacks, por 41 a 7, pero durante gran parte de la noche dio la talla del duelo, jugan- do con ferocidad, tackleando como si la vida se acabara, dejando los huesos en las piernas de los rivales.

La madrugada argentina dejó una certeza: el rugby nativo tiene un recambio de jerarquía. Un buen porcentaje de los jugadores que saltaron ayer al campo de juego en Hamilton no es titular habitualmente en el equipo, y algunos de ellos -como Federico Martín Aramburú, autor del único try-, fueron convocados con el plantel en la escalera del avión.

Ahora se abrirá un paréntesis hasta noviembre, cuando el equipo viaje a Irlanda y Francia para medirse con sus dos probables rivales de la primera fase del Mundial 2007.

El partido tuvo dos etapas bastante similares, en las que los All Blacks mantuvieron levemente la iniciativa pero tuvieron dificultades para quebrar el sistema defensivo argentino.

En la primera parte, Los Pumas ejercieron mucha presión y forzaron a los locales a cometer más errores de manejo de los esperados, en especial cuando intentaron atacar -como era de esperar

pegados a las formaciones.

El equipo argentino mostró progresos en el line y prevaleció en el scrum, consiguiendo complicarle la obtención a los "hombres de negro".

Sin embargo, cuando los All Blacks lograron quebrar la primera línea de tackle por el centro de la cancha fueron imparables.

Durante los veinte minutos iniciales el equilibrio se mantuvo. Si bien los All Blacks lograron la primera diferencia en una apertura hacia la izquierda, con buen quiebre de Chris Jack y culminada por Mose Tuiali'i, Los Pumas igualaron rápidamente.

Lucas Borges interceptó un pase de Andrew Mehrtens y habilitó a Federico Martín Aramburú, quien pateó la pelota y luego se zambulló en el ingoal para decretar la igualdad parcial.

Una ráfaga de brillantes cinco minutos les permitió a los locales sacar diferencias con dos nuevas estocadas, pero el primer tiempo se fue con una diferencia digna, gracias a la actitud del equipo argentino, muy diferente a la que tuvo en la etapa inicial del partido de hace una semana con Gales.

En el complemento hubo bastante equilibrio en cuanto al dominio de la pelota, pero los All Blacks mostraron mayor contundencia a la hora de atacar.

Al local le siguió costando quebrar, pero lo logró un par de ocasiones a través de Tuitupou, una de las figuras de la cancha, y Muliaina, y sellaron el marcador definitivo, que pudo ser más exiguo si Los Pumas hubieran anotado en el final, cuando desaprovecharon tres scrums a cinco yardas.

Fue una despedida aceptable de esta primera parte del año, con destacadas actuaciones en el pack, como las de Fernández


Comentarios


Los Pumas dieron batalla hasta donde pudieron