Los Sutottos, un dúo para reírse hasta de la melancolía

Del 18 al 22 estarán en Cipolletti, Roca, Plottier, Villa Regina y Río Colorado con su obra “Fantasmas”.



#

Teatro

Los Sutottos traen “Fantasmas”, octava propuesta del dúo cómico que integran Andrés Caminos y Gadiel Sztryk, al Circuito de La Hormiga Circular en su 23º edición.

El miércoles 18 se presentarán en el Centro Cultural Municipal de Cipolletti, el 19 en Casa de la Cultura de Roca, el viernes en el Teatro El Zaguán de Plottier, funciones todas a las 21:30; el sábado en La Hormiga Circular, Villa Regina, a las 22, y el domingo 22 a las 21:30 en el Teatro de la Barda en Río Colorado, con la colaboración artística de Daniel Casablanca

“Río Negro” dialogó con Andrés en su casa de Villa Crespo, al rato de concluir un ensayo general de la obra que recorrerá la región. “El año pasado cerramos el Circuito y ahora lo abrimos. Es una alegría para nosotros. Vamos al sur hace cuatro años. Y esta vez llevamos la obra nueva. Es volver a un lugar que ya nos es familiar. La recepción del público, siempre la percibimos, fue muy cálida y la disfrutamos mucho. Además nos reciben muy bien en La Hormiga. Por suerte, se armó como un código común entre los espectadores y la obra”, cuenta.

“Fantasmas” tiene una especie de tópico que es el de los miedos. Creo que, en el fondo de todo, habla sobre la muerte pero trabajada mediante los temores que genera y se manifiestan en miles de maneras. Así que los personajes están tapados de temores que no los dejan moverse, salir; son tipos obsesivos, paranoicos, otros melancólicos que rememoran el pasado. Otros parecen opuestos, son los muy positivos, tanto que llegan a negar la realidad con el discurso vacío del todo bien, todo en orden, para adelante, buena onda, pum para arriba!”, cuenta.

Andrés activa la pantalla de su computadora… “Mirá, escribimos con Gadiel esta reseña. Te la leo: “La columna vertebral por donde transitan estos personajes es el miedo como motor y disparador de comportamientos… Como los demás espectáculos, aunque éste no es tan político. Está más conectado con los sentimientos y los estados, por ahí recuerdan la infancia, miran fotos, escuchan canciones sabiendo que les van a hacer mal, pero gozan con ese sufrimiento. Se relaciona con ese lugar de la nostalgia que nos hace sufrir pero con un cierto placer en ello.

Una frase de Victor Hugo dice: la melancolía es la felicidad de estar triste. Un poco eso les pasa a los personajes.

Recuerdo ahora “El témpano”, bellísima canción que interpreta Juan Baglietto. Es de Adríán Abonizzio y comienza reconociendo: A veces cuando pienso que todo está perdido, / voy hacia algunas formas de la muerte. / Me pego un tiro con una palabra / que alguna vez me fue tan transparente. Y en el estribillo propone: No te pares, no te mates, / solo es una forma de más de demorarse…

-Claro, y dice algo más: Se cree más en los milagros / a la hora del entierro. Entonces, en qué creemos, en qué pensamos? Estos personajes que son muy positivos y van para adelante, en un momento comentan: de todos modos lo que tiene que pasar va a pasar y si te toca, te toca. Parodiamos y criticamos esa manera de rendirse a los acontecimientos.

Eduardo Rouillet

eduardorouillet@gmail.com


Comentarios


Los Sutottos, un dúo para reírse hasta de la melancolía