«Los usuarios se extienden hacia América»

El juez Miguel Gaimaro Pozzi es uno de los pocos juristas que ha estudiado el tema del turismo sexual en Argentina. Como titular del juzgado s instrucción nº 6 , intervino en casos de prostitución infantil. El más reciente tuvo como protagonista a un empleado gastronómico, acusado de armar una pequeña red que prostituía a chicas de entre 10 y 12 años. El hombre fue detenido y procesado y actualmente se espera que su caso pase a debate oral. Gaimaro Pozzi reconoce las dificultades actuales para investigar delitos sexuales, por ser un delito que ocurre e la intimidad y en el que no hay testigos. Además, es partidario de modificar el sistema de declaración de los menores, con la «Cámara Gessel». (Ver aparte)

-¿Qué es el turismo sexual infantil?

-El turismo sexual nace como definición en los años '80, para describir situaciones que se conocieron en el sudeste de Asia. Es la organización de viajes para que los turistas tengan relaciones sexuales con personas del lugar. La inquietud mundial comienza al aparecer el turismo sexual infantil, cuando los servidores de la relación sexual son menores de entre 8 y 16 años.

– ¿Por qué preocupa si pareciera algo lejano?

– Como ha habido una fuerte lucha de ONGs en esos países, que han forzado a las autoridades a actuar, se produce un «corrimiento» en los interesados en esos servicios. Se han extendido a Centroamérica y también a Brasil, donde hallan laxitud en los controles y el turismo es fuente de ingresos.

– ¿Argentina es un país de turismo sexual?

– Tenemos alto grado de pobreza, desocupación, analfabetismo y al mismo tiempo tenemos extensas fronteras de difícil control, en el Esta y el Oeste del país. Esto es un caldo de cultivo para este fenómeno. No se ofrece a Argentina como destino turístico sexual, pero eso no significa que en la maraña de organizaciones que opera en el sector, no se ofrezca como «accesorio». Hay pequeños operadores de la cadena turística: el conserje de un hotel, un mozo, un taxista que pueden informar a los interesados.

-Estos factores de riesgo están presentes en Bariloche?

-No sólo en Bariloche, en la Argentina. Las condiciones están, tenemos prostitución en las calles y está viniendo mucha gente por las nuevas condiciones económicas. Es fácil unir esos dos polos.

-¿La laxitud de los controles del Estado están presentes aquí?

-Están presentes especialmente en las zonas de frontera, en donde se ve éste tipo de prácticas como modalidad incluso «normal». En mi opinión es más intenso en el noreste del país

– Hay legislación que pena la prostitución infantil y el abuso sexual. ¿por qué propone una legislación específica?

– En Argentina, cualquier relación sexual con un menor de 13 años es violación, haya o no dinero o consentimiento de por medio. La franja que yo advierto muy endeble es entre los 13 y los 16 años, en donde para poder llegar a la condena del imputado es necesario que el abusador se haya aprovechado de su inmadurez sexual de la víctima, es decir el niño . Si ese chico entre 13 y 16 ejerce la prostitución desde hace tiempo, se cuestiona su inmadurez sexual, con lo cual esa franja queda descubierta por la ley.

– A eso apunta su proyecto.

– Sí, y también a que haya una pena para el cliente, por acceder a un servicio sexual prohibido, y así atacar a la demanda. (L.H)

Nota asociada: Turismo sexual infantil: más cerca de lo que parece

Nota asociada: Turismo sexual infantil: más cerca de lo que parece


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios