Lula cerró en San Pablo en clima de victoria

La campaña electoral brasileña entró en la recta final con el candidato del Partido de los Trabajadores a pocos puntos de lograr el triunfo en primera vuelta. Ayer recibió el respaldo del líder negro estadounidense Jesse Jackson.

SAN PABLO (AFP) - La campaña presidencial brasileña entró en la recta final con el candidato del Partido de los Trabajadores, Luiz Inácio Lula Da Silva, a un paso de ganar las elecciones en la primera vuelta.

El líder de la izquierda,hoy moderada, cerró ayer su campaña en la región de San Pablo, con un acto público que reunió decenas de miles de personas en evidente clima de victoria.

"Estamos en las vísperas de vencer las elecciones y elegir a Lula presidente de la república", dijo el presidente del PT, José Dirceu, en la apertura del acto público, desatando una ensordecedora ovación de los miles de militantes.

En el acto podían escucharse victoriosas canciones y la consigna "Lula lá" (Lula allá, en una referencia a la casa de gobierno), bajo un verdadero mar de banderas con la estrella del PT, en una avenida en la región norte de la ciudad de San Pablo.

El profesor desempleado Albino Lemos, quien se definió como un elector histórico de Lula, dijo que "es una oportunidad histórica para la izquierda en todo el mundo, porque vamos a vencer con las reglas de la élite. Somos un partido de base y de pueblo".

Lula aparece en todos los sondeos de intención de voto como franco favorito para ganar las elecciones del 6 de octubre.

La última encuesta del instituto Datafolha, confirmó que la mayor incógnita de la campaña pasó a ser si habrá o no segunda vuelta, es decir, si Lula obtendrá o no la mayoría absoluta, el próximo domingo. La respuesta final a esta incógnita parece estar en manos de los indecisos, que equivalen al 5 % del electorado, y del 26 por ciento que aún admite que podría cambiar su voto en lo que resta de la campaña, según la encuesta de Datafolha.

Faltándole solamente un punto porcentual más un voto para el objetivo de ganar en primer vuelta, -según las últimas encuestas- Lula recibió el apoyo del pastor norteamericano Jesse Jackson, con quien visitó la Iglesia Bautista de Santo André, en el conurbano de San Pablo.

"Lula" y el Partido de los Trabajadores (PT) esperan que ese respaldo resulte decisivo para penetrar en un electorado que hasta ahora les fue esquivo, la constelación de iglesias evangelistas.

En su peregrinación hacia la población evangélica, de 26 millones de brasileños, el candidato del PT ya cuenta con un "voto calificado", el de Jesse Jackson que ya comparó a "Lula" Da Silva con el ex presidente sudafricano Nelson Mandela.

Sus rivales encararon la recta final con el objetivo de impedir que Lula gane en la primera vuelta para lo cual concentraron su energía en los estados más poblados.

El candidato oficialista, José Serra, hizo campaña en el estado de Minas Gerais, que reúne al 11% del electorado y es el segundo distrito brasileño.

"Estoy seguro que hay segundo turno y que yo voy a estar allí", afirmó Serra

Otro candidato que puja por el segundo puesto, Anthony "Garotinho" de Oliveira, del Partido Socialista Brasileño (PSB), se quedó en su fortaleza de Río de Janeiro, donde fue gobernador "Estoy cuatro puntos por encima de Serra, pero las encuestas todavía no lo admiten", sostuvo.

El mercado financiero teme otra jornada caótica y el dólar a 4 reales

SAN PABLO (ANSA) - El mercado financiero brasileño se preparaba ayer para un lunes caótico en el que, según los analistas, el dólar podría seguir el ritmo de alza de la semana pasada y perforar la barrera de los 4 reales.

De acuerdo con los analistas, el dólar será presionado por los mismos factores que provocaron el caos del viernes pasado: el vencimiento, el martes, de títulos atados al valor del dólar por 1.250 millones de dólares y el temor a que Luiz Inácio "Lula" Da Silva gane las elecciones en la primera vuelta.

El director de Política Monetaria del Banco Central, Luiz Fernando Figueiredo, dijo que "vivimos ahora el clímax de la incertidumbre: estamos a una semana de las elecciones, que es el hecho más esperado del año".

"La tasa de cambio está muy por encima de lo que es razonable. Ella no refleja la realidad de un país en el que la deuda es tranquilamente administrable, pero estamos viviendo un momento de stress extremo", afirmó Figueiredo. "No tengo dudas de que esta ansiedad enorme se va a revertir aún este año, luego de las elecciones", agregó.

De acuerdo con Helio Osaki, analista de la consultora Finambras, " Con la encuesta de Datafolha, el dólar va a subir más de lo que subió el viernes". "No veo nada que pueda derribar al dólar en los próximos días ", dijo el economista Sérgio Machado, del Banco Fator.

Banqueros e inversores temen que un gobierno de Lula Da Silva derive en una moratoria de la deuda pública, que alcanza al 63% del Producto Bruto Interno, o en una renegociación de los vencimientos.

Los analistas agregaron que es difícil prever cuál puede ser el techo del dólar en esta semana, pero coincidieron en que la barrera de los 4 reales podría ser perforada.

Otro factor que debería presionar sobre el cambio es el vencimiento, el martes, de 1.250 millones de dólares en títulos cambiarios, de los cuales el Banco Central pudo refinanciar el viernes sólo el 21%. Para eso, el Banco Central tuvo que pagar tasas de hasta el 35 % y no aceptó una refinanciación mayor porque los operadores del mercado le pedían tasas de hasta el 50 %, siempre en dólares.


Comentarios


Lula cerró en San Pablo en clima de victoria