Más de 10.000 fieles veneraron a San Sebastián

La tradicional celebración religiosa congregó a participantes de todo el norte del Neuquén. Muchos de a pie y otros a caballo demostraron su fe recorriendo unos 4 km hasta la gruta del santo.

LAS OVEJAS (ACHM).-Las más profundas y conmovedoras muestras de fe y devoción a San Sebastián se vivieron ayer en Las Ovejas, donde hubo una multitudinaria peregrinación. Se estima que participaron más de 10.000 personas, que a lo largo de cuatro kilómetros que separan el Santuario de la gruta cantaron y rezaron pidiendo por la paz, el amor, el trabajo y la solidaridad.

Se recordó en la oportunidad a Don Jaime de Nevares, a quien mucho se aprecia en el norte neuquino por sus enseñanzas de vida y la humildad con que supo llegar al corazón de la gente.

Desde 1944 los fieles no han dejado de peregrinar hacia la norteña localidad de Las Ovejas, donde cada 20 de enero, el pueblo celebra la Fiesta Religiosa de San Sebastián, una tradición que traspasó las fronteras llegando a la región proveniente de Yumbel (Chile), donde se lo veneraba.

Conmovidos por la profunda devoción existente en Yumbel, en el norte neuquino comenzaron a interiorizarse de quién era y qué hacía que la gente tuviera tanta fe en él y es así como se instala en la zona como una fiesta familiar.

 

¿Quién fue San Sebastián?

 

El santo es un mártir cristiano, nacido en Narbona (Francia) en el año 256, pero se educó en Milán. Fue soldado del ejército romano. Frecuentemente visitaba y

alentaba a los cristianos encarcelados por causa de Cristo. Eligió la milicia de Cristo y por esto, el emperador Maximino -que perseguía a los cristianos- lo condenó a morir. El culto a San Sebastián es muy antiguo, y es invocado contra la peste y los enemigos de la religión.

La primera imagen, de un metro de alto con que contaron en Las Ovejas fue construida en Santiago de Chile y se lo trasladó en ferrocarril hasta San Fabián de Alico, y desde allí hasta Las Ovejas fue traído a lomo de mula por la cordillera por Juan Méndez. La fe fue creciendo con el correr de los años y hay quienes realizan grandes esfuerzos para llegar caminando para agradecer por la gracia concedida o para pedir por trabajo, salud y bienestar.

En la madrugada de ayer y bajo un cielo estrellado en la ruta provincial 43, «Río Negro» tuvo contacto con vecinos de Andacollo que venían caminando desde las 22 del sábado. Daniel Olivares, Hilda Luisa Sepúlveda, Valeria Olivares y Paola Acuña decidieron recorrer casi 40 kilómetros caminando para unir Andacollo con Las Ovejas simplemente «para agradecer».

Sandra Parada llegó desde Buta Ranquil en compañía de su esposo, Marcelo González. La mujer hacer 10 años que concurre al lugar, pero este año recorrió caminando descalza los 4 kilómetros que separan la localidad de Las Ovejas con la gruta de San Sebastián. «Vengo para cumplir una promesa y agradecer porque me cumplió algo muy grande», dijo, conmovida, la mujer.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios