Masacre de Patagones: tras 9 años, la Justicia no halla a Junior

En el ataque a tiros del alumno a sus compañeros de colegio, murieron tres personas y hubo cinco heridos.



#

El viernes se realizaron actividades con escenario en la Escuela 202 Malvinas Argentinas

Evangelina Martínez

Nueve años después del ataque a tiros de un alumno a sus compañeros de colegio, en la ciudad bonaerense de Carmen de Patagones, en el que tres personas murieron y otras cinco resultaron heridas, la Justicia dio por caída la citación a declarar del presunto autor de los disparos, debido a que ni él ni sus padres pudieron ser localizados desde el 4 de mayo de 2006. La tragedia escolar ocurrió el 28 de septiembre del 2004. La medida fue dispuesta por la jueza Ana María Araujo, subrogante en el Juzgado Federal Nº 2 de Bahía Blanca desde hace un año, luego de varios intentos infructuosos de contactar al acusado, Rafael Juniors Solich, hoy de 24 años, y sus padres, Rafael Solich y Esther Pangue, según informó ayer el diario “La Nación”. Y busca reactivar las causas iniciadas desde la masacre por familiares de víctimas fatales y heridos, que pretenden un resarcimiento por los daños y perjuicios padecidos. Es que las demandas civiles se hallan paralizadas debido a la falta de notificación del acusado y su familia, que aún no pudieron ser localizados. Con esta decisión, la Justicia Federal de Bahía Blanca resignó la búsqueda del autor de la denominada masacre de Carmen de Patagones y de su familia, para iniciar la etapa de recolección de pruebas y testimonios. Ya lo hizo en cuatro de un total de 13 demandas que fueron acumuladas en ese juzgado por decisión de la Suprema Corte de Justicia tras un engorroso conflicto de competencia, según el informe difundido. Sin embargo, la novedad no fue vista con buenos ojos por los demandantes, a quienes les cuesta creer que luego de nueve años no puedan dar con el paradero de Solich. “Me genera nervios e impotencia que nos digan que no pueden ubicarlo. Me parece que, a nueve años de aquella tragedia, es una falta de respeto y denota o bien falta de voluntad del Estado o protección para esa persona que tanto daño ha hecho”, sostuvo indignada Claudia Kloster, madre de Pablo Saldías, uno de los heridos dentro del aula de la escuela N° 202 Malvinas Argentinas, en la que cursaban el primer año del ciclo Polimodal.


Comentarios


Masacre de Patagones: tras 9 años, la Justicia no halla a Junior