“Me falló todo, cómo puede ser”, gritaba el ladrón



#

El ladrón estaba armado con una pistola 9 milímetros.

NEUQUÉN (AN).- Con el rehén a bordo y a los tiros contra la policía, el delincuente gritaba y golpeaba el volante diciendo: “me falló todo, cómo puede ser, me falló todo”.

Esto surgió del testimonio que brindó el dueño del utilitario que terminó su mañana de trámites como rehén, en medio de un tiroteo y una persecución cinematográfica.

Carlos (60), trabaja como distribuidor de alpargatas en la región, describió lo vivido mientras la policía peritaba los cuatro disparos que recibió el rodado durante el enfrentamiento con el delincuente que se introdujo por sorpresa en la intersección de Alderete y Buenos Aires amenazándolo con una pistola.

“Me abrió la puerta y se subió de golpe apuntándome con el arma. Yo me corrí y me tiré en el asiento porque empezaron los tiros”, recordó el hombre que se dirigía al banco para cerrar una operación ya que anoche tenía previsto iniciar una gira por Bariloche y El Bolsón para distribuir el calzado que estaba cargado en la Transit al momento del hecho.

“El tipo estaba muy nervioso, como loco. No frenó en ningún semáforo y hasta chocamos en Entre Ríos, pero siguió igual. Sacaba la cabeza y el arma por la ventanilla para dispararle a la policía”, agregó la víctima.

De acuerdo a la descripción que pudo brindar se trataba de “un tipo de unos 30 años, gordito, con tatuajes negros en uno de sus brazos”.

“Mientras manejaba golpeaba el volante y gritaba: ´me falló todo, cómo puede ser, me falló todo´. Yo le decía que parara, que la camioneta no daba más. Se lo rogué por Dios porque con la camioneta así no se podía seguir y tenía mucho miedo”, confió Carlos a “Río Negro”.

Agregó que tras la liberación, en una calle del barrio Santa Genoveva, sintió alivio al ver llegar a los pocos minutos a la policía.

“Nunca me pasó algo así pero acá está todo muy mal”, concluyó el hombre.


Comentarios


"Me falló todo, cómo puede ser", gritaba el ladrón