Meal prep, ideal para organizarse en la cocina

Tener preparaciones procesadas con anterioridad ayuda a ganar tiempo y resolver mejor el menú semanal. Ideal para los que buscan comer saludable.





Seguramente durante esta cuarentena ya hiciste de todo, pan de masa madre, conservas y comidas súper frescas y caseras, por eso ahora te proponemos ir a lo práctico sin dejar lo casero y saludable de lado, especialmente para esos días en los que no tenés ganas de ocuparte de la comida.


El freezer y todos los elementos de cocción que tengas disponible son grandes aliados siempre y cuando sepas como optimizar su uso.
El primer paso camino al éxito está en la planificación, desde las compras hasta las comidas, podés planear un menú semanal, o simplemente organizar tu heladera y alacena en función de armar los platos de manera sencilla.


Cómo y qué freezar:

Cebolla y morrón: se pican y se guardan en porciones en bolsas o recipientes herméticos. También se pueden guardar ya salteados. No hace falta descongelar los para usar.


Ajo: conviene picarlo, mezclarlo con aceite de oliva y guardarlo en porciones. Otra opción es procesarlo con el aceite y guardarlo emulsionado.

Las verduras como la espinaca, calabaza, brócoli, repollito de bruselas, coliflor, chauchas, choclo y zanahorias: se blanquean, que no es más que hervirlos o cocinarlos durante 3 minutos al vapor, para luego guardarlos en bolsas o recipientes dividido en porciones. Las que tienen mucha agua como los zapallitos también son aptas para freezar, pero hay que tener en cuenta que forman cristales de hielo y les cambia la textura, pero para usar en sopas o salsas está perfecto. La mayoría de las verduras se pueden congelar, salvo el tomate, pepino, y las lechugas.


Un tema aparte son las papas: lo mejor es cortarlas en bastones o en cubos, blanquearlas dos minutos en agua y vinagre y, recién ahí, freezarlas en bandeja separadas para que no se peguen, una vez que estén congeladas conservar en bolsas.


Las frutas como las frutillas, banana, sandía, melón, frambuesas y cerezas al descongelarse suelen tener cambios en la textura, color y sabor, pero son ideales para preparaciones como jugos helados, postres o tortas
Las carnes: son aptas para freezar y duran bastante tiempo. Los pescados y mariscos también pero hay que tener en cuenta que tienen que ser muy frescos.


El pan: lo ideal es congelarlo en rebanadas o en porciones, se descongela en cuestión de minutos, al igual que las preparaciones como panqueques y tortas.


Los huevos: se congelan crudos batidos o separando las claras de las yemas.


No es recomendable congelar platos elaborados con salsas emulsionadas que lleven harina, crema o almidón ya que se cortan.


Las ventajas de tener cosas en el freezer: cocinar lleva menos tiempo, los alimentos conservan sus nutrientes y contás durante todo el año con productos fuera de temporada.


Lo ideal, es elegir un día de la semana para procesar todos los alimentos, ya sea preparándolos para llevar al freezer o cocinándolos en los diferentes métodos de cocción a la vez, por ejemplo: cocinar pollo en el horno, mientras hervís legumbres en la hornalla o hacés verduras al vapor. La clave está en dedicarle un día a las preparaciones, usando todos los elementos que tengas a disposición, guardando lo que vas a usar durante la semana en la heladera y lo demás en el freezer.


Una cosa impotante para tener en cuenta es que no se pierda la cadena de frío y que lo que se descongela no puede volver al freezer.

Seguinos en Instagram:



Meal prep, ideal para organizarse en la cocina