Mezquitas hacen de morgues



EL CAIRO (DPA).- Tras el violento desalojo de los campamentos de protesta de los islamistas, las mezquitas en El Cairo se convirtieron en depósitos de cadáveres. Decenas de voluntarios confeccionan listas mediante cualquier documento que identifique a la víctima. El permiso de conducir del farmacéutico está quemado. Tal vez sucedió durante el incendio que estalló en el campamento o quizá una bala rozó el documento cuando las fuerzas de seguridad evacuaron el sitio. Su dueño ya no lo puede decir. Es uno de los más de 230 muertos que envuelto en una manta se encuentran en la mezquita de Al Iman, en el noroeste de la capital egipcia, a la espera de que sus familiares los identifiquen. El aire acondicionado de la mezquita apenas logra frenar el deterioro de los cuerpos. Sobre algunos cadáveres se colocaron bloques de hielo y de tanto en tanto se rocía perfume ambiental para tapar el olor de la muerte. Junto a los cuerpos, las mujeres velan en silencio. Los expertos toman muestras de los órganos y luego dan la autorización para que los cuerpos puedan ser enterrados, si la familia renuncia a su derecho a una autopsia, señala Adib. Esto descarta cualquier investigación futura sobre la causa de la muerte, pero es algo que de todos modos no se espera. “El mártir ya está perdido”, indica un anciano resignado.


Comentarios


Mezquitas hacen de morgues