Moderado movimiento turístico en el feriado 1-4-03



Pronóstico del tiempo: Un abril húmedo y frío

En Las Grutas estuvo gris, pero agradable

Un leve repunte de visitantes por el fin de semana largo se notó en los comercios y locales gastronó-micos. SAN CARLOS DE BARILOCHE (AB).- El último fin de semana de marzo transcurrió con un moderado flujo de visitantes, pese al feriado, y marcó el inicio de la temporada baja que sólo se verá alterada por Semana Santa, la única fecha turística de envergadura anterior a las vacaciones invernales. La mayoría de los pasajeros que arribaron a esta ciudad para disfrutar del descanso turístico se desplazó por carretera y se alojó preferentemente en hoteles de categoría. El flujo de vuelos en el aeropuerto local se mantuvo dentro de los parámetros habituales de los últimos fines de semana. El día de mayor movimiento fue el sábado, jornada en la que se registró el arribo de 13 aeronaves con 635 pasajeros y un número similar de partidas. Tampoco fue significativa la presencia de turistas chilenos, que durante el mes de febrero invadieron la región -con importantes beneficios para todos los sectores- pero a lo largo de marzo brillaron por su ausencia. La escasez de visitantes trasandinos confirmó las estimaciones previas del empresariado turístico local que desestimó la llegada de contingentes chilenos de importancia hasta Semana Santa. “La afluencia chilena se cortó a principio de mes y recién se va a restablecer para Semana Santa que es una fecha tradicional para ellos” señaló el dirigente hotelero Francisco Bodi. En el paso Cardenal Samoré el número de ingresos y egresos de personas arrojó un saldo negativo que los operadores turísticos consultados atribuyeron a que “muchos de los extranjeros que visitaban la región concluían sus vacaciones a fin de mes y dejaron el país”. Desde el sábado hasta ayer ingresaron 528 personas y se fueron 835. Los hoteles de categoría fueron los preferidos entre los visitantes que eligieron la cordillera este fin de semana. En la franja de cuatro y cinco estrellas la ocupación osciló entre el 50 y el 65 por ciento, mientras que en las hosterías y bungalows la demanda de plazas fue más dispar. El clima más frío pero apacible del otoño conjugó jornadas semisoleadas y sin viento con algunas lloviznas aisladas que no obstaculizaron los paseos por los bosques, el lago o los arroyos. En los restaurantes céntricos se pudo percibir una mayor actividad, sobre todo por las noches, mientras que los comercios no tuvieron una gran variación en los niveles de ventas. El inicio de la baja temporada es un hecho, más allá de este último fin de semana largo de marzo que aportó “un golpecito más de turismo” a un verano considerado “excelente”. Muchos locales comerciales y gastronómicos e, incluso, algunos hoteles, cerraron sus puertas para aprovechar los días previos a Semana Santa y dar vacaciones a su personal o realizar mejoras edilicias.

Pronóstico del tiempo: Un abril húmedo y frío

En Las Grutas estuvo gris, pero agradable


Comentarios


Moderado movimiento turístico en el feriado 1-4-03