El presidente de Ucrania Zelenski: «Esta noche será la más difícil. El enemigo irá con todo»

El mandatario dio un discurso a los ucranianos. Más temprano había hablado con el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, de una "asistencia de defensa concreta y de una coalición antiaérea". La ofensiva de Rusia se acerca a las afueras de Kiev.

«Esta noche será la más difícil. El enemigo irá con todo. Debemos resistir. La noche será muy dura, pero la puesta de sol llegará”, describió el presidente ucraniano Volodimir Zelenski en un mensaje a la nación.

«No podemos perder la capital. Me dirijo a nuestros defensores, hombres y mujeres de todos los frentes: esta noche, el enemigo va a utilizar todas sus fuerzas para romper nuestras defensas de la forma más vil, dura e inhumana. Esta noche, van a intentar un ataque», dijo Zelenski en un video colgado en la página web de la presidencia.

El presidente afirmó el viernes estar presente en Kiev «defendiendo» a su país frente al avance de las tropas rusas, en un video que lo muestra junto a sus colaboradores delante del palacio presidencial.


«Estamos todos aquí, nuestros militares están aquí, los ciudadanos, la sociedad, estamos todos aquí, defendiendo nuestra independencia, nuestro Estado», proclamó Zelenski, acompañado entre otros por su primer ministro, su jefe de gabinete y un asesor cercano.

Zelenski afirmó que habló con su homólogo estadounidense Joe Biden acerca de una ayuda militar y de sanciones contra Rusia, que el jueves lanzó una invasión de su país.


«Acabamos de hablar del refuerzo de las sanciones [contra Rusia], de una asistencia de defensa concreta y de una coalición antiaérea» tuiteó Zelenski, que expresó su «agradecimiento» por el «fuerte» respaldo estadounidense.

La ofensiva de Rusia sobre Ucrania llegó el viernes a las inmediaciones de la capital luego de lanzar ataques aéreos sobre ciudades y bases militares y de entrar al país desde tres flancos en una invasión que podría reescribir el orden de la seguridad mundial tras la Guerra Fría.


Entre los indicios de la que capital ucraniana estaba bajo una creciente amenaza, el ejército dijo el viernes que un grupo de espías y saboteadores rusos fue visto en un distrito a las afueras de Kiev, y la policía pidió a la gente que no saliese de una céntrica estación de metro por los tiroteos en la zona.

En otros puntos de la ciudad, los soldados establecieron posiciones defensivas en puentes y los vehículos blindados recorrían las calles, mientras muchos residentes esperaban inquietos en el portal de sus edificios de departamentos.


El presidente estadounidense, Joe Biden, y sus homólogos de la OTAN acordaron en una reunión urgente enviar partes de la fuerza de respuesta de la organización a proteger a sus países miembros en el este. La alianza no dijo cuántas tropas se desplegarían.


El secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, señaló que Kiev «bien podría quedar bajo un asedio» en lo que funcionarios de Washington creen que es un intento descarado del presidente ruso, Vladimir Putin, de instalar su propio régimen.


La agresión, anticipada desde hace semanas por Estados Unidos y sus aliados occidentales, es la mayor guerra terrestre en Europa desde la Segunda Guerra Mundial. Tras semanas negando estar planeando una invasión, al autocrático Putin lanzó su ataque contra un país que se ha inclinado cada vez más hacia la democracia occidental alejándose de la órbita de Moscú.

Soldados ucranianos se preparan en lugares estratégicos.

Mientras las sirenas antiaéreas sonaban en Kiev en la madrugada del viernes, los huéspedes de un hotel en el centro de la ciudad eran dirigidos a un refugio improvisado en el sótano, forrado con pilas de colchones y botellas de agua. Los trabajadores, todos estudiantes universitarios locales, servían té y galletas a los clientes. Algunas personas salieron a un patio para fumar o tomar el aire.


«Todos estamos asustados y preocupados. No sabemos qué hacer, qué va a pasar en unos días», señaló una de las empleadas, Lucy Vashaka, de 20 años.

Cómo comenzó la invasión de Rusia


La invasión comenzó en la madrugada del jueves con una serie de ataques con misiles, muchos de ellos a instalaciones gubernamentales y militares clave, seguidos de inmediato por un asalto terrestre por tres flancos. Según funcionarios ucranianos y estadounidenses, las fuerzas de Moscú estaban atacando desde el este hacia Járkiv, la segunda ciudad del país; desde la región sureña de Crimea, que Rusia se anexionó en 2014, y desde Bielorrusia por el norte.


Rusia dijo que no está atacando ciudades, pero los periodistas vieron destrozos en muchas zonas civiles y el alcalde de Kiev, Vitaly Klitschko, dijo que un proyectil causó un incendio en un edificio residencial de varias plantas. Por su parte, el regidor de una ciudad del este controlada por los rebeldes, señaló que las tropas ucranianas habían bombardeado una escuela.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios