43° Marcha de la Resistencia en Neuquén, con las Madres neuquinas Inés y Lolín

Comenzó a las 19:30 y participaron centenares de personas. La concentración fue en el monumento a la Madre, ubicado en avenida Olascoaga y la vía.

“Si estamos acá es porque hemos resistido”, dijo Lolín Rigoni en la ronda de las Madres de Plaza de Mayo Alto Valle que se realizó este domingo. A su lado, con la misma firmeza, Inés Ragni agregó que “quiero cumplir con el deber de los 30 mil, hasta no tener justicia completa, no voy a abandonar la calle”, sostuvo.

Pese a la jornada agobiante por el calor, las Madres -ambas nonagenarias- dieron vueltas acompañadas por el grupo de Apoyo en el monumento ubicado en Olascoaga y las vías, de Neuquén.

Luego se sentaron a descansar y la marcha circulaba con alguna discontinuidad cuando los manifestantes se detenían en su entorno para saludar. Con alegría, respondían al afecto aunque permanecían alentando a continuar girando, mientras recibían abrazos, saludos de grandes y niñeces que buscaban abrazos.

“Esta expresión del pueblo de Neuquén es muy positiva, te das cuenta de qué lado y de qué vereda estamos: somos muchos”, dijo Lolín.

Centenares de personas, integrantes de organizaciones, de partidos políticos o familias que se acercaban, circularon por varias horas como en ronda, ocuparon parte de la calle y marcharon en derredor de la escultura en el monumento a la Madre; con paradas entre vuelta y vuelta para saludar a Inés y Lolin.

Un tanto desanimadas por el avance de los sectores reivindicatorios de la dictadura que alcanzaron el gobierno nacional, las Madres expresaron que “es Democracia cuando el pueblo interviene en las decisiones del Estado, vamos a ver que pasa, por lo menos podemos hablar, esperamos a ver qué pasará a pesar del pronóstico de que se vienen tiempos de más represión: hemos pasado periodos peores y si estamos acá es porque hemos resistido”, dijo Lolín.

La 43 Marcha se llevó a cabo en Olascoaga y las vías, en torno al monumento de la Madre en Neuquén capital. (foto Oscar Livera)

Inés destacó la importancia de marchar desde antes y en los 40 años ininterrumpidos de gobiernos democráticos. “Es una fecha muy importante para todo el país, no solo para los organismos de derechos humanos y las Madres, hemos estado 40 años y pico con una sola misión: defender al otro, defendemos a los 30 mil desaparecidos”, sostuvo.

Agregó que “no eran asesinos ni torturadores, eran jóvenes que querían otro país. Ese país debe cambiar, no sé cuándo será el cambio para nosotros, con una justicia perfecta que no pase lo que está pasando, de hombres que matan mujeres, de la despreocupación por el derecho a la vida; me duele no poder salir a reclamar en este momento por algunos problemitas de salud, pero quiero cumplir con el deber de los 30 mil”, sostuvo.

Las palabras finales fueron de agradecimientos y de aliento a la militancia, y un claro manifiesto de permanecer en la calle con el reclamo, para continuar bregando por una sociedad más justa y solidaria.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios