Semana crucial para el millonario acuerdo entre el municipio de Bariloche y la empresa 3 de Mayo

El acta de intención que firmó el Ejecutivo municipal con la empresa 3 de Mayo para pagar una deuda que superaría los 700 millones de pesos será evaluado otra vez por la Comisión de Transacciones mañana.

El acta de intención que firmó el Ejecutivo municipal con la empresa 3 de Mayo para pagar una deuda que -intereses mediante- superaría los 700 millones de pesos no pasó el primer examen en la Comisión de Transacciones y quedó condicionada a que la firma demandante ceda en alguna de sus pretensiones, lo cual será evaluado otra vez por la comisión en una reunión programada para mañana.

A mediados de junio el municipio emitió un comunicado según el cual había llegado a un acuerdo y “logró pagar” una deuda con la empresa transportista por 251 millones. Pero luego los hechos demostraron que había todavía varios cabos sin atar.

Lo que se pactó fue un plan de pago de 48 cuotas, que con los intereses llevan la cifra total a 753 millones de pesos. Según lo impone la Carta Orgánica, el convenio debe ser ratificado por la Comisión de Transacciones, que integran el intendente Gustavo Gennuso y las presidentes del Concejo, Natalia Almonacid, y del Tribunal de Contralor, Luisa Cid.

La primera reunión convocada con ese fin estuvo lejos de convalidar lo preacordado por la asesoría letrada municipal y las partes quedaron en tantear nuevos ajustes sobre las condiciones de pago con los dueños de 3 de Mayo. Para este lunes está programada una segunda reunión, donde deberían evaluarse esas opciones.

La empresa transportista hoy no tiene actividad alguna y sus socios propietarios pretenden un resarcimiento por el perjuicio patrimonial que les causó la rescisión del contrato y la incautación de sus colectivos, decidida por la exintendente María Martini hace casi ocho años.

El reclamo tuvo sentencia favorable de la Cámara Civil y Comercial de esta ciudad pero técnicamente no está firme, porque el municipio podría recurrir al STJ. Pero Gennuso tiene intención de no pulsear más y cerrar ese capítulo, para evitar costos mayores.

Según el pre acuerdo, el municipio debería desembolsar 48 cuotas mensuales de 15 millones de pesos, con un primer vencimiento el pasado 20 de julio. Pero la imposibilidad de que pase indemne por Transacciones obligaron a revisar todo. El principal escollo que encontró la “carta de intención” tendría que ver con la tasa de interés aplicada en el trabajoso plan de pagos.

El abogado de 3 de Mayo, Rodolfo Rodrigo, dijo que en la negociación previa la empresa “ya había cedido mucho”, porque renunció a un pago al contado (al que tenía derecho por la sentencia judicial) y una vez aceptado el plan de cuotas al menos un par de veces aceptó revisar el interés aplicable.

Según indicó Rodrigo, los socios propietarios de la transportista “ya no pueden recuperar lo perdido” y solo aspiran a evitarse nuevas zozobras como la que les impone un reclamo de la Afip, que el municipio contribuyó a pagar semanas atrás con un primer desembolso de 6 millones de pesos “a cuenta” del arreglo en gestación, para que la firma no incumpla un plan de pagos.

“Sería una torpeza”

El abogado dijo que el fallo por la incautación fallida “no está firme todavía” y que el municipio puede presentar nuevos recursos, “pero sería una torpeza tan grave como la anterior”, que originó el fallo en su contra.

Aseguró que la 3 de Mayo aceptó “montañas de cuotas” para cobrarle al municipio y además “recontra bajó los intereses” durante las conversaciones previas al acuerdo que fue llevado a Transacciones.

Señaló que la primera posibilidad barajada fue aplicar “la tasa activa del banco Nación”. Como el municipio pidió un tratamiento más favorable, la acreedora accedió a calcular el plan de pagos con “la tasa media judicial”, que tampoco logró acuerdo. Finalmente -dijo Rodrigo- el plan se cerró con “un interés del 70%”, que habría resultado aceptable para las dos partes.

Pero en la Comisión de Transacciones el convenio de pago tiene que ser aprobado por unanimidad, y aunque los tres integrantes de ese cuerpo pertenecen al oficialismo, no habría disposición a darle vía libre sin intentar nuevos cambios que mejoren la posición del municipio.

Según Rodrigo, no le corresponde anticipar posibles soluciones porque su función solo es la de asesorar y la palabra final la tienen los miembros del directorio. También señaló que la reunión de este lunes es crucial. “Ya resignamos muchísimas cosas. Las condiciones de plazos e intereses que nos fueron imponiendo fueron hasta vejatorias, pero nos hemos allanado” aseguró, en una frase que parece cerrar el paso a nuevas concesiones.

El vocal del Tribunal de Contralor por la oposición, Estanislao Cazaux, (el único que opina abiertamente) dijo días atrás que “los acuerdos deben ser beneficiosos para las partes” y advirtió que “ningún banco cobra un interés del 79%, ni siquiera los prestamistas”.

Se preguntó por qué descartar la opción del pago al contado, que evitaría dejarle una carga “de casi 1.000 millones de pesos” al próximo gobierno, si se suman la deuda con la empresa y los honorarios de los abogados. Cazaux sugirió que el municipio tiene una reserva en “plazos fijos” que podría aplicar a saldar esa demanda.

Pareció darle la razón el intendente Gustavo Gennuso cuando reconoció hace pocos días que la situación económica del municipio mejoró en forma notoria, que la recaudación supera las metas, y que encarará un plan de asfalto de 1.000 millones de pesos con recursos propios.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora