Negociaban condiciones para retirarse de una toma

Las familias apostadas en un terreno de Almafuerte reclaman el acceso a viviendas. Anoche mediaba el defensor del pueblo.



#

La policía mantuvo un cordón de efectivos para impedir el ingreso con alimentos y materiales. (Foto: Juan Thomes )

Una intensa y larga negociación entre Policía, funcionarios provinciales y la Defensoría del Pueblo cerró el día de ayer en la toma que varias familias realizaron en un terreno del barrio Almafuerte. Reclaman viviendas a precios accesibles.

Hubo una intimación judicial y amenaza de desalojo. Pero finalmente con la intervención del Defensor del Pueblo, Ricardo Riva, se logró el compromiso de que se acercará al jugar un representante del Instituto Provincial de la Vivienda y Urbanismo. Esto lo reclamaron los vecinos para retirarse del lugar.

Al cierre de esta edición continuaban las negociaciones y se esperaba al funcionario del IPVU.

Te puede interesar | Toma en Neuquén: les dieron seis horas para desalojar o intervendrá la policía

La toma se originó el jueves por la noche en un predio de calle 1 de enero, detrás del centro de Salud del barrio Almafuerte. Según contó Yanet, una de las integrantes de la ocupación, quienes presentan el reclamo de tierras son 60 familias.

La mujer detalló que la policía llegó al lugar a las horas de que ellos se asentaran pero no hubo inconvenientes porque acordaron que no ingresarían más personas ni elementos como postes o carpas que podrían consolidar la ocupación. Su objetivo, aseguró, era que se presentara algún funcionario que pueda garantizarles el acceso a un lote de acuerdo a los pagos que pueden realizar. “Nadie está pidiendo nada regalado pero que vengan con algo coherente, que podamos acceder a las tierras”, agregó.

Al mediodía de ayer e fiscal Marcelo Silva les envió una notificación dándoles un plazo de seis horas para dejar el lugar. Les advirtió que no de acatar al medida, se le daría intervención a la Policía para que proceda el desalojo por la fuerza.

Minutos antes de que venciera el plazo, a las 20 de ayer, el defensor del Pueblo, Ricardo Riva se acercó que terreno y les ofreció a los vecinos oficiar de mediador para encontrar una solución. Durante dos horas se mantuvo la tensión y corrió el rumor de que no existía ninguna orden de desalojo.


Temas

Neuquén Tomas

Comentarios


Negociaban condiciones para retirarse de una toma