Neuquén incorpora cascos con oxígeno para tratar pacientes covid

Los dispositivos permiten un tratamiento no invasivo de ventilación. Llegaron hoy al hospital Castro Rendón junto a ocho respiradores. Se trata de una alternativa para descomprimir la ocupación de cama.




Noticias Diarias
>
Recibí las noticias
que te interesan
NEWSLETTER

En la provincia se incorporarán 5o dispositivos de ventilación mecánica no invasiva. Foto: Gentileza

En la provincia se incorporarán 5o dispositivos de ventilación mecánica no invasiva. Foto: Gentileza

Neuquén ya tiene 10 de los 50 cascos de ventilación no invasiva que se incorporarán, destinados para pacientes con coronavirus. Llegaron hoy en un vuelo de Aeronáutica Neuquén. Se encuentran en el hospital Castro Rendón.

El material arribó en un momento en el cual una de las principales preocupaciones es el porcentaje de ocupación de camas de terapia intensiva. Estos elementos reforzarán el equipamiento para abordar la pandemia y ayudarán a descomprimir la demanda de respiradores.

Se trata de dispositivos que implican procedimientos menos invasivos y que se han comenzado a utilizar en distintos establecimientos sanitarios del país con resultados favorables. En muchos casos, evitan que el paciente tengo que recurrir a un respirador o a la intubación. 

En el vuelo que se trasladó el equipamiento hacia la provincia, también se incluyeron ocho respiradores que se habían gestionado a la cartera sanitaria nacional, con lo que se completa la solicitud de 20 respiradores, 20 monitores y 30 bombas. 

El médico Marcos Ledesma, socio de la empresa Ecleris, la entidad que  desarrolla los cascos, en declaraciones radiales a "Vos A Diario" explicó que  "los pacientes que tienen covid, normalmente tienen los pulmones colapsados, con neumonía,  les cuesta respirar, y con esos cascos se logra distender los pulmones y que vuelvan a respirar bien".

Ledesma describió que son como escafandras similares a la de un buzo o un astronauta. "Es como una burbuja de aire y están selladas en el cuello con un aro de silicona. Entonces el paciente está respirando dentro de esta burbuja oxígeno a alta presión", explicó.

Son traslucidos y tienen al frente un área especial de visión, por lo que la persona puede mirar el teléfono y estar en contacto con su familia. "Es muy diferente que estar aislado en terapia", apuntó.

El casco no requiere la intubación ni sedación del paciente. Funciona con presión positiva de alto flujo y proporciona un sistema presurizado de aire enriquecido con oxígeno que potencia la respiración. También permite administrar el oxígeno en concentraciones variables.

Los dispositivos que arribaron a la provincia son reutilizables, y se esterilizarán en el ínterin de cada uso.

El profesional resaltó que se emplean, entre cosas para aliviar las terapias intensiva. "El paciente está en salas de terapia intermedia o incluso en una habitación común", indicó.

También ofrece mayor seguridad al personal de salud. "La persona está dentro de esa burbuja y el aire que exhala pasa por un filtro, que hace que el aire salga sin virus al ambiente, entonces no contagia", expuso.

Además destacó que esos cascos los puede aprender a utilizar rápido cualquier médico, enfermero o kinesiólogo.

Asimismo, marcó que uno de los usos del dispositivo es colaborar en el proceso luego de salir del respirador. “Cuando el paciente sale  muchas veces tiene problema cuando le falta el respirador porque le falta oxigeno porque todavía tiene que recuperar su capacidad pulmonar", dijo.

Ledesma comentó que estos dispositivos ya se aplicaron en el Hospital Fernández de Buenos Aires "y los resultados son increíbles".  Contó que allí se creó una unidad especial para ayudar a los pacientes con distintos mecanismos de oxigenación que no sean invasivos como la intubación y el  respirador. 

Esa unidad es un paso previo a la terapia para los pacientes que llegan con alguna deficiencia respiratoria. "De 60 pacientes que llegaron con indicación de intubación, 41 se colocaron los cascos y se fueron a su casa sin necesidad de intubarse, y estuvieron un promedio de 7 días". Indicó y comparó que en terapia una persona suele estar entre dos y tres semanas.

En la provincia de Río Negro ya se incorporaron cien de estos aparatos y la distribución se inició en los hospitales del Alto Valle, uno de los que recibió fue el hospital Francisco López Lima.


Comentarios


Neuquén incorpora cascos con oxígeno para tratar pacientes covid