Neuquén: combaten los microbasurales con centros de deposición de residuos

Sólo dos lugares están habilitados para ello. En lo que va del año, recibieron casi la misma cantidad de visitas que en 2017.

En Neuquén se mueven 300 toneladas de residuos voluminosos a diario, que viajan desde los centros de transferencia que pertenecen al municipio hasta el basural de la meseta. Los dos puntos instalados por la comuna reciben artículos electrónicos, escombros, poda y hasta aceite de motores.

Desde el ejecutivo afirman que es la mejor alternativa para que los vecinos no arrojen basura en las calles o baldíos, una actividad que es ilegal y cuyas infracciones parten de los 30.000 pesos y pueden ascender hasta los 70.000 pesos, en el caso de empresas se les retira la licencia comercial.

De lunes a domingo, los vehículos entran y salen constantemente de los depósitos. La gente se las ingenia para ir: autos con carros, camionetas particulares y de algunas empresas, y hasta taxi fletes que encontraron un negocio en trasladar los residuos a pedido de los vecinos.

En los primeros seis meses del año se registraron 43.579 ingresos, mientras que en 2017 fueron poco más de 61.500. Allí los vecinos cargan los contenedores del municipio con sus desechos y dos veces por día los camiones los trasladan al complejo ambiental.

El subsecretario de Limpieza Urbana, Cristian Haspert, sostuvo que “lo que se garantiza es que la gente pueda venir todos los días, los números vienen de menor a mayor. Este año esperamos llegar a los 100.000 ingresos, donde nos hemos encontrado con gente de Centenario, Plottier y Cipolletti, ingresando con su basura para arrojarla en los contenedores y las cajuelas”.

Las dos sedes que dispuso el municipio para esto se ubican una en el barrio Belgrano, sobre la calle José Rosa al 750 y otra en el oeste de la ciudad en inmediaciones del nuevo edificio de la municipalidad, en Gran Neuquén Norte, sobre Novella y Quimey.

El funcionario explicó que los dos depósitos funcionan hace tres años y que son la mejor alternativa que se encontró en el ejecutivo para combatir los microbasurales que se forman en distintos puntos de la ciudad.

En la actualidad los focos de contaminación más graves de la localidad se ubican en la meseta sobre la calle Casimiro Gómez, entre la Autovía Norte y el frente de barda que da al barrio Cuenca XV; detrás de barrio Loteo Social, sobre la calle Cerro Catedral; y en el barrio Confluencia Urbana, sobre la esquina de Boerr y Tronador detrás de la planta de tratamiento Tronador del EPAS.

Puntualmente en el basural clandestino de Confluencia se va a instalar un tercer complejo para arrojar residuos, Haspert indicó que se está trabajando en un proyecto para comenzar a realizar las obras y adaptar el espacio.

¿Cómo son los centros de transferencia?

Los lugares habilitados para tirar residuos voluminosos cuentan con grandes contenedores de 20 metros cúbicos: en el del oeste hay 11 cajuelas y en el del este de la ciudad hay otros 7. Allí se puede arrojar todo tipo de desechos voluminosos, no incluye residuos domiciliarios.

Pueden ser artículos electrónicos en desuso: televisores, heladeras y lavarropas. Reciben escombros y ramas de poda, estas últimas son reducidas a viruta con una máquina chipeadora.

Instalarán un tercer punto de recepción antes de fin de año

En la esquina de Boerr y Tronador se instalará el tercer centro de transferencia para arrojar residuos voluminosos.

Al respecto el Cristian Haspert informó que se está elaborando el proyecto ejecutivo con el presupuesto para comenzar a realizar el cerramiento del espacio, con cercos perimetrales de premoldeado y estimó que en tres meses las obras podrían estar avanzadas.

“Va a ser el más grande de los que tenemos y no de manda mucha inversión en lo que refiere a infraestructura. Lo más costoso sería el cerramiento porque tiene 60 metros de frente por 50 metros de fondo, es un lugar muy amplio donde vamos a poder instalar 20 cajuelas de residuos de 20 metros cúbicos”, detalló.

Detalló que “queremos dejar el lugar preparado con un buen contrapiso porque va a ser un sitió de mucho tránsito de camiones y lo ideal sería que el piso no sea de tierra”.

El lugar donde se ubicará es detrás de la planta de tratamiento de líquidos cloacales Tronador, que depende del EPAS.

Actualmente allí se ubica un basural clandestino donde camiones y vecinos arrojan todo tipo de residuos.

A finales del 2017 la mitad de ese basural se saneó y para evitar que sea contaminado nuevamente se instaló una plaza con juegos y una cancha de básquet que actualmente permanece muy deteriorada.

Microbasurales en los barrios: “son un problema cultural”

El presidente de la vecinal del barrio Confluencia Urbana, Luciano Montecino, afirmó que el arrojo de desechos en la vía pública tiene que ver con una conducta que está arraigada en los vecinos: “nosotros vemos que es algo cultural, no podemos decir que no hay limpieza. Constantemente el municipio realiza operativos y los vecinos apenas ven que pasa la máquina, salen y tiran una bolsita”.

En el barrio Confluencia se encuentra uno de los basurales clandestinos más antiguos de Neuquén. Sin embargo el vecinalista señaló que no es el único, ya que en varios sectores del barrio se pueden ver cúmulos de desechos: “sobre la calle Paimún tenemos problemas”.

En ese contexto el subsecretario de Limpieza Urbana señaló que es fundamental el aporte de los vecinos a través de las denuncias en redes sociales y a los teléfonos habilitados por el municipio para detectar las infracciones.

Explicó que “cuando los inspectores encuentran a alguien intentado arrojar desechos en la vía pública tenemos un procedimiento, se le toman todos los datos a la persona y luego se le informa de la existencia de los centros de transferencia”.

Agregó que en “en los centros de transferencia tomamos registro de la patente a todos los vehículos que ingresan. Lo que hacemos es darle un plazo para que la persona que esa persona vaya hasta el centro y arroje sus residuos allí, si no lo hace en el transcurso del día con los datos que le tomó el inspector se le realiza una multa. Hoy en día arrojar residuos las multas van de 30.000 pesos hasta 70.000, en el caso de las empresas se le retira la licencia comercial”.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora