“No puedo creer que vaya a morir así”: los ataques del 11-S que estremecieron a EE.UU.

Un corredor de seguros, un paramédico y una empleada del Pentágono, sobrevivientes de los ataques del 11 de septiembre de 2001, cuentan cómo fue una de las noches más oscuras para Nuevas York y Washington.

Laura Bonilla, Catherine Triomphe y Peter Hutchison AFP


Era una perfecta mañana soleada de fin de verano en Nueva York, de cielos totalmente despejados.

Pero el 11 de septiembre de 2001 acabó por convertirse en la jornada más oscura de la mayor ciudad de Estados Unidos. Una serie de atentados islamistas coordinados dejaron casi 3.000 muertos y cambiaron el rumbo de la historia.

Poco antes de las 8 de la mañana, 19 yihadistas, la mayoría de Arabia Saudita, abordaron cuatro aviones en aeropuertos de Boston, Washington y Newark, cerca de Nueva York. Llevaban cuchillos, permitidos entonces si la hoja era de menos de 10 cm.

En el sur de Manhattan, cientos de empleados ya estaban en sus oficinas en Wall Street, donde se alzaban las Torres Gemelas, de 115 metros de altura, cuando a las 8. 46 el vuelo 11 de American Airlines que iba de Boston hacia Los Ángeles, secuestrado por cinco yihadistas, se estrelló entre los pisos 93 y 96 del edificio norte.

Los 87 pasajeros y tripulantes murieron en el instante, así como centenares de las 50.000 personas que trabajaban en el World Trade Center (WTC), símbolo del poderío económico estadounidense. Muchos quedaron atrapados por encima del piso 91, sin acceso a escaleras de emergencia.

Joseph Dittmar, un experto en seguros que residía en Chicago, estaba a esa hora en una reunión con decenas de corredores de seguros de todo el país en el piso 105 de la torre de enfrente, el edificio sur del WTC.

Nadie “vio nada, ni sintió nada, solo la luz parpadeó”, contó Dittmar a la AFP casi 20 años después. Contó que tras un llamado a evacuar la torre sur, todos bajaron al piso 90 y al mirar por la ventana quedaron aterrados.

“Fueron los peores 30, 40 segundos de mi vida (…) al ver esos enormes agujeros negros en el edificio, llamaradas rojas como nunca habíamos visto en nuestras vidas, volutas de humo gris y negro que salían de esos agujeros”. “Vimos muebles, papeles, gente que se precipitó al vacío (…) cosas aterradoras, terribles. Tenía tanto miedo”, recordó entre lágrimas. Se estima que entre 50 y 200 personas saltaron o cayeron de ambas torres.

Dittmar decidió salir del edificio por la escalera, una decisión que le salvó la vida.

“EEUU está bajo ataque”

El jefe de gabinete Andrew Card susurra al presidente George W. Bush sobre el ataque en un acto en una escuela de Florida, el 11 de septiembre de 2001 (AP/Doug Mills, File)

“En algún momento, entre el piso 74 y 75” la caja de la escalera “comienza a oscilar violentamente, los pasamanos se desprenden de la pared, los escalones ondulan bajo nuestros pies como olas en un océano, sentimos una pared de calor, olemos combustible”, recuerda.

Eran las 09.03 y el vuelo 175 de United Airlines con 60 pasajeros y tripulantes, además de cinco terroristas, que había despegado de Boston con destino a Los Ángeles acababa de estrellarse contra los pisos 77 a 85 de la torre sur del WTC, justo encima de ellos, provocando una explosión gigante. Muchas personas que estaban desalojando el edificio quedaron atrapadas en los ascensores y por encima del piso 85.

“Estados Unidos está bajo ataque”, le susurró al oído a Bush su jefe de gabinete.

Al llegar al piso 31, Dittmar y un puñado de compañeros de infortunio se cruzaron con bomberos y rescatistas que corrían escaleras arriba. “Su mirada lo mostraba, sabían que no regresarían”, dice.

Dittmar demoró unos 50 minutos en llegar a la planta baja y luego caminó hacia el norte con un colega en medio de los escombros cuando de repente, a las 09.59, escuchó el ruido ensordecedor del derrumbe de la torre sur. Y casi instantáneamente “el grito de decenas de miles de personas” en pánico, testigos de la tragedia televisada en directo al mundo.

Al Kim, un paramédico de 37 años, se preparaba para acoger heridos en el hotel Marriott, frente al WTC, cuando escuchó un ruido tremendo y se lanzó bajo una camioneta estacionada bajo un puente para protegerse.

Las gente huye del World Trade Center Tuesday, Sept. 11, 2001. (AP Photo/Diane Bondareff)

La torre sur se desplomó en 10 segundos, matando a más de 800 civiles y rescatistas que estaban en la zona. La polvareda era tan inmensa que Kim quedó en total oscuridad. “No puedo creer que vaya a morir así”, pensó. Cuando consiguió salir de allí, “tan lejos como abarcaba la vista, la devastación era total”, recordó.

Con los ojos heridos, cejas y vías respiratorias quemadas y el cuerpo cubierto de una gruesa capa de cenizas, escuchó la voz de dos colegas, los ubicó y los tres se tomaron de la mano “como niños de escuela”. Así avanzaron en la oscuridad total, entre escombros y llamas.

En el Pentágono, el cuartel general del departamento de Defensa situado en Arlington, Virginia, Karen Baker, una experta en relaciones con la prensa del ejército que entonces tenía 33 años, ya sabía a esa hora que los ataques contra el WTC no habían sido un accidente, pero se sentía “en el lugar más seguro del mundo”. Caminaba desde la cafetería del Pentágono hacia su escritorio cuando el vuelo 77 de American Airlines que había despegado del aeropuerto de Washington Dulles hacia Los Ángeles con 59 pasajeros y tripulantes a bordo, secuestrado por cinco yihadistas, se estrelló contra la fachada oeste del edificio de concreto reforzado. Eran las 10.15.

Una batalla en el cielo

“Fue una explosión fuerte y luego sentimos un temblor”, recuerda. “Pensamos entonces que era una bomba”.

A las 09.58, Edward Felt, pasajero del vuelo 93 de United Airlines que había despegado de Newark, Nueva Jersey, con destino a San Francisco, logró encerrarse en el baño y llamar al 911 para denunciar que su avión había sido secuestrado por cuatro yihadistas que se apoderaron de la cabina y desviaron la nave hacia Washington DC.

Otro pasajero, Jeremy Glick, logró explicar a su esposa en tierra que los pasajeros votaron y decidieron asaltar la cabina, pero que aguardaban sobrevolar una zona rural para actuar.

“¿Están listos? Vamos”, dijo otro, Todd Beamer, mientras hablaba por teléfono con un interlocutor en tierra.

El enfrentamiento fue breve: cinco minutos después de la llamada de Felt, a las 10h03, el avión se estrelló a 900 km/h contra una colina arbolada cerca de la pequeña comunidad de Shanksville, en Pensilvania, a 20 minutos de la capital estadounidense.

La caída de la torre sur del World Trade Center el 11 de septiembre de 2001 . (AP Photo/Amy Sancetta)

Gordon Felt, hermano de Edward, se hallaba en el campo, al norte de Nueva York, trabajando en una colonia para jóvenes autistas.

Casi 20 años más tarde, en el lugar donde cayó el avión y donde se construyó un memorial en un inmenso parque, recuerda que cuando se enteró de que Edward estaba en el avión secuestrado le dejó un mensaje en el contestador de su celular. “Ed, cuando aterrices llámanos, estamos inquietos”.

Unas horas más tarde, su cuñada le llamó para decirle que no había ningún sobreviviente, y pidió a Gordon dar la terrible noticia a su madre.

El alcalde de Nueva York, Rudy Giuliani, llamó a la calma desde la zona de los ataques y ordenó a la población evacuar el sur de Manhattan a las 11h02.

Miles de residentes y trabajadores de la zona comenzaron entonces a marchar a pie durante horas por calles y carreteras hacia el norte de Manhattan o cruzando puentes hacia Brooklyn. Decenas de ferrys, yates y barcos pesqueros acudieron al rescate para evacuar a cientos de miles de personas por el río Hudson hacia Nueva Jersey

Bush fue evacuado desde la escuela primaria de Florida a la base aérea de Barksdale, en Luisiana (sur), a las 13h04, y puso a las fuerzas armadas en “estado de alerta máxima”. Más tarde fue trasladado a otra base aérea en Nebraska (centro), y finalmente fue autorizado a regresar a la Casa Blanca, en Washington DC, hacia las 19h00.

Su vicepresidente, Dick Cheney, que estaba en la Casa Blanca cuando ocurrieron los ataques, fue evacuado de la residencia presidencial en la mañana y llevado a un búnker.

Dittmar, que halló refugio en el apartamento de una amiga, solo pensaba en una cosa: irse de Nueva York.

Así se veía el escenario el 13 de septiembre de 2001. (AP Photo/Beth A. Keiser, File)

Finalmente consiguió tomarse un metro repleto de gente al final de la tarde -la circulación fue reanudada tras una paralización total de una hora y media- y llegar a la estación de trenes Penn Station, donde compró un billete a Pensilvania, donde viven sus padres.

Al llegar a su casa esa noche tras cruzar un Washington acordonado por las fuerzas del orden, Karen Baker comenzó a digerir la enormidad de lo ocurrido al abrazar a su marido y a sus dos hijos.

“La pura tensión los había llevado al límite y estaban llorando. Se desmoronaron. Eso fue realmente duro de ver”, contó.

El paramédico Al Kim permaneció entre los escombros de las torres hasta la noche, cuando una ambulancia lo llevó hasta su trabajo en Brooklyn.

Condujo a su casa aún cubierto de polvo de pies a cabeza por calles completamente desiertas, con las luces de emergencia en el techo del coche para que la policía no lo detuviera.

Al llegar, se emocionó. “Era muy tarde, la mitad de la noche. Me duché. Y al día siguiente temprano en la mañana estaba de regreso, había mucho que hacer, y muchos funerales a los que acudir”.


Comentarios


“No puedo creer que vaya a morir así”: los ataques del 11-S que estremecieron a EE.UU.