Norte neuquino: el viaje de las postales inolvidables

Chos Malal, Andacollo, Huinganco, Las Ovejas y Manzano Amargo en el fin de semana largo preparan sus joyas nevadas para impactar. La laguna de Epulauquen, la cascada La Fragua, el bosque Los Llao Llao y cada rincón de la zona son destinos para descansar y admirar.



Los pueblos del norte neuquino por esta época invitan a ser recorridos. Sus paisajes de una belleza que conmueve, están cubiertos de nieve y en un mismo paseo podrás descansar, poner un freno al ruido y disfrutar con la calidez de su gente.

Varvarco

El pueblo está en la puerta de entrada del Área Natural Protegida Sistema Domuyo. Varvarco cuenta con alojamiento en hosterías o cabañas y puede ser una buena opción para hacer noche. Al salir a pasear, la primera escala es muy cerca, en el mirador de la confluencia de dos ríos.

Mirador de la confluencia de los ríos Varvarco y Neuquén. Así estaba después de la última nevada hace tres semanas. Foto: Martín Muñoz

El Neuquén viene por la izquierda, cristalino; el Varvarco a la derecha, con la carga de sedimentos que le aporta el arroyo Turbio, su afluente que baja de la ladera norte del volcán Domuyo, con un color más oscuro y en un tramo encajonado los colores se funden en uno.

La Fragua

Luego de recorrer la zona, hay que ir hasta Manzano Amargo; localizado a 24 km de Varvarco hacia el noroeste y subir hasta la entrada a la cascada La Fragua. Este salto de agua de 40 metros aproximadamente es imperdible sobre todo en estos días en que la cortina de agua que cae entre rocas gigantes, se congela y brinda una postal increíble.

Precio

$1.850
sale una habitación doble en las hosterías de Varvarco, Las Ovejas o Huiganco. Y un desayuno bufet $200 más.

Bosque Llao Llao

Si desandás los 300 metros de sendero (siempre con cuidado por el hielo y la nieve) podés rodear la cascada caminando hacia tu izquierda y luego hacia arriba, en busca del camino de tierra que lleva hasta el bosque Los Llao Llao. Desde ahí, en la mitad del trayecto de unos 5 kilómetros, podés disfrutar de otra espectacular panorámica de la cascada.

Caminata en las cercanías de Manzano Amargo. Foto: Alejandro Carnevale.

Las Ovejas

Asentada sobre un pequeño valle y rodeada de montañas de la Cordillera contrasta con el cielo azul profundo, que aquí parece estar más cerca. Su gente lo primero que recomienda es visitar las lagunas de Epulauquen. Así que allá deberían ir.

Laguna Epulauquen

Queda a unos 40 km por un camino de ripio. Deben bordear parte del río Nahueve. En el ingreso hay un guardaparque que puede comentarle las particularidad del lugar.

La laguna de Epulauquen, fría y brava por estos días. Foto Juan Thomes

En esta zona la altura de la Cordillera de los Andes es un tanto más baja, lo que permite el ingreso de aire húmedo, logrando que se desarrollen allí especies del bosque subantártico como ñires, coihues, robles pellín y lengas y gran cantidad de pájaros.


Comentarios


Norte neuquino: el viaje de las postales inolvidables