Obama juró y prometió reformas progresistas

También el control de armas y evitar el cambio climático.





#

AP

Frente al Capitolio y ante miles de personas, el demócrata dio su discurso de asunción.

WASHINGTON.- El demócrata Barack Obama juró ayer públicamente su segundo mandato como presidente de Estados Unidos en una ceremonia celebrada frente al Capitolio y seguida por cientos de miles de personas, a quienes prometió que en los cuatro nuevos años concedidos seguirá una agenda progresista que incluya derechos de homosexuales, para inmigrantes y cambio climático.

“Una década de guerra está ahora acabando. La recuperación económica ha comenzado. Las posibilidades de América son ilimitadas (...) estamos hechos para este momento y lo aprovecharemos, siempre y cuando lo hagamos juntos”, dijo Obama en su discurso inaugural, tras jurar su cargo ante el presidente de la Corte Suprema de Justicia, John Roberts.

Después de cuatro años de profunda división en Washington, con una oposición republicana que se opuso a casi todas sus iniciativas, Obama subrayó la importancia de buscar una manera de trabajar juntos, si bien a la par dejó claro que tiene una agenda que piensa impulsar.

“No podemos confundir absolutismo con principios”, instó Obama.

“Tenemos que actuar, tenemos que actuar”, subrayó el mandatario, que exigió acciones concretas en materia de igualdad de oportunidades, incluyendo de forma inédita a gays e inmigrantes, al igual que otro tema casi tabú hasta ahora: la “amenaza” del cambio climático.

“Nuestra travesía no estará completada hasta que nuestros hermanos y hermanas gays sean tratados como todos los demás bajo la ley (...) no estará completada hasta que encontremos una manera mejor de darle la bienvenida a los esforzados y esperanzados inmigrantes que siguen viendo Estados Unidos como el país de las oportunidades, y hasta que jóvenes estudiantes con talento e ingenieros sean incluidos en nuestra fuerza laboral en vez de ser expulsados del país”, subrayó.

La reforma migratoria es una de las demandas clave de la comunidad latina que fue decisiva para la reelección de Obama, y para la cual el mandatario tuvo ayer no sólo palabras, sino también contundentes gestos. Así, dos protagonistas de la ceremonia de investidura, el “poeta inaugural” y el pastor encargado de la bendición del acto, son de origen cubano: el poeta además gay Richard Blanco y el reverendo Luis León, quien incluso bendijo a Obama y a su vicepresidente Joe Biden en español al término de su oración.

Además, Biden fue investido por la juez de la Corte Suprema Sonia Sotomayor, la primera latina en este tribunal y la primera hispana también que es llamada a tomar la jura del cargo del vicepresidente.

Aunque fuentes de la Casa Blanca habían dicho que Obama no trazaría detalles de su agenda en el discurso inaugural, uno de los más importantes del mandato de un presidente, en esta ocasión el mandatario demócrata incluso hizo una mención específica a sus esfuerzos por impulsar un mayor control de armas en el país.

Con las apremiantes negociaciones sobre el techo de la deuda y el recorte del gasto público en mente, Obama admitió que el país deberá tomar algunas “decisiones difíciles” para reducir su deuda, pero a la par dejó claro que no piensa permitir que esto se haga a costa de la clase media del país.

En materia exterior, el presidente estadounidense no sólo celebró el inminente fin de la guerra en Afganistán, sino que prometió el apoyo de Estados Unidos a la democracia en todo el mundo.

“Apoyaremos la democracia de Asia a África, de las Américas a Cercano Oriente, porque nuestros intereses y nuestra conciencia nos llevan a actuar en nombre de aquellos que anhelan la paz”, sostuvo el mandatario. (DPA)

segundo mandato


Comentarios


Obama juró y prometió reformas progresistas