Obedeció a los ladrones, pero igual la balearon

La víctima resultó ser una quiosquera de J. J. Gómez, que está internada. Cuando entregó el dinero y los cigarrillos, recibió un balazo. Un chico de 13 años y otros de 16 fueron detenidos.



ROCA (AR).- Una mujer se encuentra internada en terapia intensiva, luego de ser baleada en un hombro a pesar de haber obedecido las exigencias de dos precoces delincuentes que la redujeron en un quiosco de su propiedad, ubicado en el barrio J.J. Gómez de Roca.

Los sospechosos fueron detenidos cuando abandonaban el barrio en un ciclomotor, y a pesar de tener 16 y 13 años, ambos tendrían varias entradas a los calabozos de las comisaría de Roca.

La mujer, identificada por los vecinos como Griselda de Cardozo, fue trasladada de inmediato al sanatorio Juan XXIII de Roca, donde quedó internada en el sector de terapia intensiva, aunque sus propios familiares indicaron que se encontraría fuera de peligro.

"Tiene el proyectil alojado en el cuerpo, pero por suerte no le afectó órganos vitales", mencionó un familiar antes de dirigirse al centro asistencial.

El robo se produjo en plena tarde en el quiosco "Graciela", ubicado en Tucumán y Juan Manuel de Rosas de J.J. Gómez.

A las 15.30, dos jovencitos ingresaron al comercio e inmediatamente uno sacó un arma de fuego y el restante un cuchillo.

La mujer se encontraba sola, por lo que no les fue difícil a los delincuentes hacerse dueños de la situación.

Inmediatamente exigieron la entrega del dinero de la recaudación del comercio. La mujer no se resistió en ningún momento y entregó los magros 20 pesos que había juntado.

Siempre exhibiendo las armas de fuego, los ladrones pidieron además paquetes de cigarrillos. La mujer los sacó del exhibidor, y apenas se los entregó, le efectuaron el disparo.

Una versión que circulaba entre los vecinos, es que la víctima no se habría percatado del impacto de bala, hasta que minutos después dijo sentir un dolor en el hombro.

Habría sido así que sus familiares se percataron que tenía una herida de la que emanaba sangre. Al parecer, la quiosquera habría pensado que los delincuentes habían errado el disparo.

Rápidamente fue llevada al sanatorio, mientras se daba aviso a la policía.

Los uniformados de la subcomisaría de J.J. Gómez, tomaro conocimiento de algunos detalles, mientras se montaba un operativo por el sector.

Una patrulla divisó a dos jóvenes sospechosos que respondían a las características descriptas por un vecino que los vio escapar del lugar, por lo que se procedió a la detención de ambos. Los sospechosos fueron apresado en la calle Evita, antes de llegar a la ruta 6. En su poder se encontró dinero en efectivo que coincidía con el monto sustraído, y se secuestró un arma blanca y un revólver calibre 22.

Ambos fueron conducidos a la subcomisaría de J.J. Gómez, donde quedaron demorados, ya que por tratarse de menores de edad, iban a ser entregados a sus progenitores.

La causa está a cargo de la jueza Margarita Carrasco.


Comentarios


Obedeció a los ladrones, pero igual la balearon