Exclusivo Suscriptores

Las salidas y el aporte nacional


Nación prevé un auxilio a Río Negro de 2.000 millones, requerido por la gobernadora. El envío se cumplirá en julio y, en definitiva, aportará a la cancelación de salarios y aguinaldos.


Arrancaba mayo cuando el gobierno rionegrino, cruzado por reclamos docentes y policiales, asumía que la problemática salarial era prioridad. La inflación lo exigía y la administración se abría al reajuste de partidas. Se cedía y se pretendía, en forma simultánea, previsibilidad en las erogaciones y reposo gremial. Eso no fue posible y, en cambio, se repitieron subas salariales, desalineadas, generales y parciales, acordadas o no.

Salidas fluctuantes. Ocurre que no es su camino sino es el marcado por acciones y sugerencias de ATE, con sus prioridades, pasando de la habitual contención a la sorpresiva confrontación. Es su juego. Es el elegido por el oficialismo para la gobernabilidad, pero hoy ni eso le otorga garantía.

El conflicto de Salud seguirá latente. El Plenario de Asspur insinúa una forzada aceptación de la última corrección, pero seguirán los paros en varios hospitales, mientras la semana próxima -el 6 de julio- se reabrirán las paritarias generales. Otra negociación complicada por la volatilidad económica, mas allá de sus componentes locales, entre ellos, la incidencia que anticipa la elección en la Unter de octubre.

Posiblemente, Pablo Nuñez visualice ese riesgo y, por eso, priorizó una reunión con la conducción del sindicato docente, que cumplió antes de su jura en Educación, y avisó de su vertiente política, asegurando fluidos lazos y, también, reclamando reciprocidad en las colaboraciones.

“Es cuestión de plata”, lanzó Jorge Stopiello. “No sólo es plata”, lo cruzó Luis Vaisberg en reunión de funcionarios. Discrepancias entre Trabajo y Economía. Hay disparidad en la maniobra y en el uso de los recursos.

Y, obviamente, fondos no sobran. Nación prevé un auxilio a Río Negro de 2.000 millones, requerido por la gobernadora Arabela Carreras. Será en julio y en definitiva, aportará a salarios y aguinaldos.

Arrastrada por la coyuntura, Carreras igual no pierde de vista a su plan de Hidrógeno Verde, que se atasca en la vorágine nacional. Volcó su temor el viernes en el Chaco en la Liga de los mandatarios y el documento reclama “avanzar en acuerdos legislativos” para las inversiones. Ese párrafo contiene, entre otros, el requerimiento rionegrino.


A los Gobernadores, en el Chaco, Carreras les contó del Hidrógeno Verde y sus demoras legislativas en Nación. Los senadores Doñate y Weretilneck lo siguen a la distancia.


A tres semanas de sus pedidos al ministro Eduardo De Pedro y el presidente de Diputados, Sergio Massa, el pretendido marco regulatorio del Hidrógeno Verde sigue empantanado. Carreras impulsa a Alberto Weretilneck y Martín Doñate en esa misión parlamentaria. Solo fueron charlas telefónicas entre ellos.

Alejados del tema y de los auspiciosos anuncios, los ahora convocados no se entusiasman con abrazar el problema. “El proyecto no está presentado y ya no podemos ni sacar los nuestros”, les advirtió el peronista, que ya el año pasado pedía prudencia.

Ambos senadores desaceleran, también, el ideado Frente electoral conjunto. “La idea es construir, pero todavía hay que ver”, moderó Doñate a los propios en el Valle Medio. Enfrente, se arma la resistencia interna.

“Falta mucho. Tienen que estar todos y es complejo en lo municipal”, baja Weretilneck, temeroso del plano financiero provincial. Pero lo suyo hoy es mudez pública. Calla sus reparos con la pericia gubernamental y sus temores por el costo electoral. Su presencia, igualmente, es evidente. Así, apareció en la resolución de la Defensoría del Pueblo en favor de la reelección de Adriana Santagatti y relegando a Mercedes Ibero. El giro que frustró el ascenso de la médica fue un encuentro suyo con la directora del hospital de Roca, Ana Senesi, con versiones de un ofrecimiento a la roquense para reemplazar a Fabián Zgaib en Salud. La cena ocurrió pero Ibero, advertida, negó esa ocurrencia y que la razón fue un contacto social. Era tarde. Weretilneck aprovechó para abortar esa promoción, que nunca lo entusiasmo, y volvió sobre Santagatti, a quien siempre le valoró su prudencia en el accionar del órgano de control.

Antes, Carreras ya se había alejado del desenlace.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora